Información Gral
Viernes 28 de Octubre de 2016

Vargas Llosa: "Bob Dylan no es un gran escritor"

El Nobel peruano fustigó la premiación del músico estadounidense: "Es la civilización del espectáculo, que ya llega a la Academia sueca".

La reciente concesión del premio Nobel de Literatura al cantante estadounidense Bob Dylan sorprendió al escritor Mario Vargas Llosa, que ve la decisión de este año de la Academia sueca como una "frivolización" de la cultura.

"Me sorprendió mucho. Yo creo que es una manifestación de esa frivolización de la cultura en nuestro tiempo", afirmó en entrevista con dpa con motivo de la presentación de la versión alemana de su libro "Cinco esquinas", en Berlín.

"Bob Dylan es un buen cantante, pero no es un gran escritor, ni muchísimo menos. Hay muchos escritores que merecerían el Premio Nobel y que han quedado marginados, pero es la civilización del espectáculo, que ya llega a la Academia sueca", declaró el premio Nobel de Literatura de 2010.

"Dicen que ni siquiera ha reconocido o aceptado el premio. No se ha manifestado y ya no se va a manifestar. Ha pasado ya mucho tiempo", agregó sobre el silencio del cantante y compositor estadounidense.

Vargas Llosa se ve a sí mismo como un escritor muy disciplinado al que le gusta empaparse del mundo que quiere inventar y confiesa que el libro que más le costó en su carrera fue "La guerra del fin del mundo".

-¿Cómo es su proceso creativo, cómo se inspira, es usted una persona muy metódica?

-Yo trabajo de una manera muy disciplinada. Mi trabajo creativo tiene un origen que es para mí siempre muy misterioso. Yo no sé por qué escribo sobre ciertas cosas y no sobre otras. Para mí eso es bastante misterioso. No es un proceso totalmente racional, es un proceso que viene de la parte más espontánea de la personalidad. Más que temas, hay ciertas imágenes que son la fuente de todo el trabajo creativo que yo tengo. Y no sé por qué esas imágenes tienen esa capacidad de empujarme a escribir sobre ciertos temas. Seguramente porque esas experiencias tocan algún centro neurálgico de mi personalidad, pero no es un proceso consciente, es un proceso que es más intuitivo que racional. Ahora, cuando empiezo a trabajar sí trabajo de una manera muy sistemática, muy disciplinada, rehago mucho, reescribo mucho y me gusta mucho ir empapándome poco a poco del mundo que quiero inventar, entonces hago mucha investigación sobre el terreno, del medio que estoy describiendo. Pero no el tipo de investigación que haría un historiador, ni mucho menos. No es para encontrar una verdad, es para familiarizarme, ambientarme con el mundo que quiero inventar.

-¿Cuál es el libro que más le costó escribir?

- De todos los que he escrito probablemente "La guerra del fin del mundo", porque es una historia que está situada en Brasil, una historia en la que los personajes hablan en un idioma distinto del que yo estoy escribiendo. Me costó muchísimo inventar una lengua que de alguna manera sugiriese el brasileño del interior de Bahía en el que hablan los personajes. Y al mismo tiempo era para mí un mundo muy exótico, un mundo que yo desconocía. Tuve que ir a conocerlo personalmente. Y al mismo tiempo me fascinaba tanto la historia, fui encontrando tantos materiales que podían servir para la novela mientras hacía la investigación que fue una experiencia interesantísima para mí y al mismo tiempo muy difícil. Quizás de todas las novelas que he escrito es una de las que más trabajo me ha costado.

- ¿Cuáles son los cinco libros que toda persona debería leer?

- Nombraría los libros que me han marcado a mí más. Me marcó "Madame Bovary", por ejemplo, muchísimo, y todo (Gustave) Flaubert, sin ninguna duda. (William) Faulkner es un escritor que me marcó enormemente, a mí me hizo descubrir la importancia de la forma, de la escritura y de la estructura para que una historia sea persuasiva, sea profunda. Citaría "La condición humana" de (André) Malraux, porque es un libro muy ninguneado por desgracia, creo que por razones políticas, para mí es una de las grandes novelas del siglo XX. (Jean-Paul) Sartre fue muy, muy importante para mí cuando yo era joven, sobre todo "¿Qué es la literatura?", ese volumen en el que él trata de explicar qué significa la literatura, qué importancia tiene la literatura desde el punto de vista político, cívico, a mí me marcó muchísimo y aunque después me he apartado mucho de Sartre creo que su idea de la literatura todavía de alguna manera sigue funcionando en mí mucho cuando escribo una novela o cuento una historia. Después muchos autores de mi lengua, por ejemplo, importantísimo, "El Quijote", que yo lo pude leer sólo ya cuando estaba en la universidad. Yo traté de leer "El Quijote" cuando estaba en el colegio y me aburría, no entendía, me perdía con las frases tan largas, las palabras anacrónicas. Y después cuando estaba en la universidad, leí un librito de Azorín, "La ruta de Don Quijote", que a mí me marcó muchísimo y que me llevó a intentar otra vez, y esa vez ya pude leer el "Quijote" y pude, sobre todo, gozar de la riqueza extraordinaria de esa obra. A mí me marcaron mucho las novelas de caballería, fui muy lector de novelas de caballería cuando estaba en la universidad y sobre todo una de ellas que citaría entre esos libros claves que es "Tirante el Blanco" (se cree que de Joanot Martorell), una novela medieval con la que prácticamente se cierra el ciclo caballeresco y que para mí fue muy, muy importante, me dio una idea de la novela como la novela total, la novela que abarca todos los aspectos de una sociedad. Y después (León) Tolstói, citaría "Guerra y Paz", otro librro fundamental.

Comentarios