Escenario
Viernes 10 de Junio de 2016

Vanguardia psicodélica

El quinteto porteño Banda de Turistas presenta su último disco, "Lo que más querés", antes de su gira por México y Estados Unidos, hoy en Mc Namara.

"Llevo adentro algo especial", reza en "El comemundos", Bruno Albano, el desafiante, sexy y apasionado, frontman de Banda de Turistas, la banda de indie rock que sacudió la escena desde su nacimiento en 2008. Cuando este quinteto porteño aún no había comenzado a grabar su primer material discográfico, sucedió algo que les marcó el camino de por vida: el astro británico Jarvis Cocker, líder de Pulp, los vio en Myspace y los eligió para que abran su show. "Eso fue un puntapié muy importante para darnos cuenta que podía llegar a pasar algo haciendo música si nos lo tomábamos en serio", destacó Albano en diálogo con Escenario. Su primer álbum, "Mágico Corazón Radiofónico" (2008), logró llamar la atención por su impronta nueva y psicodélica pero con raíces en el sonido beat del rock argentino de los comienzos.

    El grupo sigue presentando su cuarto disco "Lo que más querés" hoy, a las 22, en Mc Namara (Tucumán 1016), un material que contiene hits como "Química" y "Delivery de milagros", de cuyo videoclip participa Adrián Dárgelos, líder de Babasónicos. Antes del show, Albano contó cuáles fueron sus inspiraciones para llegar a ser protagonistas de la vanguardia del rock, adelantó cómo será su gira internacional por México y Estados Unidos, donde compartirá escenario con Zoé, Babasónicos y Los Fabulosos Cadillacs y reveló detalles sobre su quinto disco que saldrá a fin de este año.

    —¿Cómo va a ser el show que vienen a presentar a Rosario?

   —Es un show que repasa "Lo que más querés", pero también recorre toda la esencia de la banda. Tratamos que un golpe de energía y que sucedan cosas que no pueden pasar en otro lado. Nos gusta que nuestros shows en vivo sean distintos y que las canciones suenen diferentes a cómo suenan en el disco. La magia del show en vivo es esa, que la banda se vaya para otros lugares...

   —Harvis Cocker, líder de Pulp, los vio en MySpace y los eligió para que toquen con él, ¿qué significó que uno de los cantantes de rock británicos más reconocidos les haya dado ese empujón en el comienzo de su carrera en 2008?

   —Habíamos grabado nuestro primer EP "Cóctel de instantáneo" como banda sonora para el corto de un amigo y lo subimos a nuestro MySpace, junto a un video de "Mágico corazón radiofónico", que habíamos filmado en un barcito. Ese fue nuestro primer show profesional en La Trastienda, abriendo el show de Cocker para 800 personas, mientras estábamos grabando nuestro primer disco. Cuando terminó el recital, se acercó el manager de Jarvis y nos dijo que él nos quería conocer. Fuimos y estaba Jarvis tomando un vino y comiendo unas empanadas, así que nos sentamos con él. Y ahí nos contó que él mismo vio nuestro video en el Myspace y nos eligió. Fue muy loco porque es nuestro ídolo desde la adolescencia. Después salimos y nos tomamos el 152. Eso es lo que tiene la música, estás tomando un vino con Jarvis Coker y a los quince minutos, estás arriba de un colectivo. Eso fue un puntapié muy importante para darnos cuenta que podía llegar a pasar algo haciendo música si nos lo tomábamos en serio.

   —¿Qué artistas te inspiraron para crear tu identidad propia arriba del escenario?

   —Empecé a escuchar a Los Beatles a los 9 años, empecé a tocar la guitarra a los 10 y el bajo a los 11. En esa época no tenía muchos amigos, porque a ellos les gustaba jugar al fútbol y mirar dibujitos. En la música encontré un gran lugar para conocerme a mi mismo. Después, a medida que fui creciendo, siempre me gustaron los grandes compositores de la música popular inglesa, como Ray Davies, John Lennon, Bob Dylan... Ellos me incitaron a escribir canciones, ellos entendían la música más allá de la música misma. Proponían una especie de sentido poético que daba libertad a la música en sí. Creo que tomé de todas esas influencias y las conjugué en una versión argentina de fines de los 2000.

   —¿Cómo ves la escena musical argentina comparada con diez años atrás, cuando ustedes empezaron?

   —Ahora la veo muy bien. Pero durante muchos años estuvo todo apagado. A nosotros nos perjudicó porque no teníamos bandas amigas con las cuales compartir una escena y generar una movida cultural contemporánea que sea parte de la historia del rock nacional, como pasó siempre, en los 70, 80 y 90. En 2008 no habían muchas bandas que quisieran ser referentes de la juventud, grabar discos y salir a girar. Cuando salimos estaban Carca o Victoria Mil, pero eran más grandes que nosotros. Después, desde el 2008 al 2013 no hubo bandas nuevas. Recién ahora hay bandas y sellos nuevos. Estamos pasando por un buen momento, pero hace falta que el público se anime a comprar un ticket y un disco...

   —Igual están produciendo su quinto material... ¿es importante tenerlo en formato físico?

   —Sí, en realidad no me importa el formato. En mi casa no tengo CDs. Escucho música en YouTube o Spotify... Y tengo algunos vinilos que me encanta escuchar. La discusión del formato y de qué va a pasar con el disco, no importa. Lo que puede llegar a ser una cagada es que el concepto de disco, como obra, deje de funcionar. Si la música se consume de alguna manera ya es positivo.

   —¿Comienzan una gira por México y Estados Unidos?

   —Sí, arrancamos en el Festival Machaca en Monterrey con Babasónicos y Zoé. El 22 de junio vamos a tocar en el DF, en el teatro Lunario, un lugar para 2 mil personas. Va a ser un gran quiebre. Y de ahí nos vamos a Estados Unidos donde vamos a tocar con Los Fabulosos Cadillacs.

   —¿Qué podés adelantar del quinto disco de la banda?

   —Todas las canciones están compuestas, pero aún no tenemos el nombre del disco. El mes que viene va a salir el primer corte. Volvemos a trabajar con Mario Caldato Jr, que mezcló nuestro primer disco. Supongo que para fin de año va a salir.

Comentarios