Clásico Copa Santa Fe
Lunes 01 de Agosto de 2016

Valenzuela, el lateal izquierdo de Newell's que de pichón se convirtió en gran proyección

El lateral izquierdo de apenas 17 años le sacó jugo a la chance que se le presentó en el clásico.

Terminó siendo el abanderado de los clásicos. Primero se robó el protagonismo en el Coloso. Y ayer en el Gigante. Realizó un gran trabajo a la hora de repasar todos los currículum y de evaluar cada rendimiento. Milton Valenzuela no tuvo fisuras en materia defensiva. Y en ofensiva mostró un gran potencial. El lateral izquierdo fue uno de los pocos juveniles que demostró en el ida y vuelta sacarle jugo a la chance que se le presentó en esta Copa Santa Fe. El pibe de apenas 17 años pinta para cosas muy interesantes. Será cuestión de que Diego Osella lo vaya guiando hasta que considere que llegó el momento de soltarlo al primer equipo leproso otra vez, ya que tuvo su bautismo sagrado ante San Martín de San Juan hace poco.

Muy pocos hubiesen apostado a que Valenzuela iba a ser la gran figura del derby chico de la ciudad. No porque carezca de características deportivas. Menos por personalidad. Decir que cuenta en su ADN con una buena técnica no es novedad para los que vienen siguiéndolo desde las divisiones inferiores. Sino porque la Lepra tenía en el plantel a nombres de mayor peso. Con rodaje en primera y otro presente incluso.

Ya Lucas Bernardi le había echado el ojo cuando tenía al primer equipo bajo su ala. Tanto es así que lo llevó a la pretemporada que realizaron en Mar del Plata. Lo tenía bien fichado. Pero los magros resultados hicieron que el capitán dejara el club en medio de la adversidad y sin chances de probarlo en el fútbol grande como tenía planificado.

Valenzuela siguió entrenando luego con los juveniles porque es un pichón todavía y tenía varios jugadores por encima como para tener su momento de gloria. No bajó los brazos y continuó buscando la mejor puesta a punto. Se afirmó en la reserva, donde obtuvo hace poco el campeonato con Juan Pablo Vojvoda como entrenador. Luego llegó el momento de ser partícipe de la Copa Santa Fe.

Y fue de menor a mayor. La rompió prácticamente en los dos clásicos. En el Coloso terminó siendo lo mejor del equipo. No fue la gran figura del encuentro porque Jeremías Ledesma evitó con sus intervenciones la caída del equipo canalla. Y ayer ratificó el gran presente. Hizo un surco por todo el sector izquierdo. Casi convierte en dos claras ocasiones en el Gigante. Defendió, atacó y metió en todo momento. Hizo otra vez todo bien. Ahora deberá seguir creciendo y esperar la chance de que Osella apueste por él, un juvenil de inmensa proyección.

M.B.

Comentarios