Escenario
Viernes 17 de Junio de 2016

"Vale más un pasado virtual que un presente de amor"

Tras su recientes giras por México y Uruguay y su opening act en el show que el astro brasileño Roberto Carlos dio en el Luna Park, el cantautor rosarino Maximiliano Calvo regresa a su ciudad natal para ofrecer un recital con sus mejores canciones.

Tras su recientes giras por México y Uruguay y su opening act en el show que el astro brasileño Roberto Carlos dio en el Luna Park, el cantautor rosarino Maximiliano Calvo regresa a su ciudad natal para ofrecer un recital con sus mejores canciones. El ex Intrépidos Navegantes indaga en el candombe y mezcla sonidos latinoamericanos que cultivó en la escuela de Jorge Fandermole y de su aprendizaje junto a Litto Nebbia, Fito Páez, Martín Buscaglia, Fernando Cabrera y Gonzalo Aloras.

    —Abriste el show Roberto Carlos en el Luna Park, ¿cómo fue esa experiencia?

    —El Luna Park es uno de los escenarios más emblemáticos de la Argentina y ya dar un concierto ahí es algo soñado. Roberto Carlos se me presentó al llegar al estadio y me llevó a saludar a todos sus músicos, y les preguntó si les molestaría que yo toque más tarde por que él quería que yo actúe con el estadio lleno y así fue. De tener el show programado a las 20 terminé tocando a las 21,15 con el Luna repleto. Soy uno más de su millón de amigos.

   —¿En qué te inspiraste para componer tu primer sencillo "Mambo y Tecnología"? ¿Hasta qué punto lo que sucede en las redes es real? ¿Se puede empezar o terminar una relación de amor por un "simple mensaje" como decís en tu canción?

   —Creo que la "ultracomunicación" que sufrimos nos hace estar menos en sintonía con nosotros mismos y con los demás. "Mambo y Tecnología" la compuse desde un hecho real. Mi exnovia me tiró toda la ropa a la calle por descubrir un mensaje antiquísimo en una red social. Vale más un pasado virtual que un presente dorado de amor. Fue de los peores hechos de mi vida pero la canción tiene algo tragicómico. Intento contar todas las situaciones más oscuras de mi vida siguiendo el concepto gitano de matar las penas bailando. Apuesto a que los conciertos sean momentos de encuentro donde todos nos saquemos nuestros harapos de condicionamiento mental, matar a nuestro propio gendarme del ego. Voto por el encuentro, por el ritual, porque las cosas vuelvan a ser más reales.

   —Tus letras, melodías y videos muestran a un pibe simple, que emigró de Rosario a la gran ciudad pero que sigue manteniendo contacto con la naturaleza, los animales, las pequeños actos cotidianos, ¿cuáles son tus próximos pasos?

   —Decidí irme a tocar mis canciones por donde fuera. No es que me fui a la Capital y tampoco es que hago esto porque me interesa un reconocimiento especial. Hago esto porque sino me muero. En este tiempo he viajado por muchos lugares gracias a mi música hoy tengo muchos amigos tanto en Argentina como en Uruguay, España, México y Colombia. No quiero generar adeptos. En la época de los "seguidores" lo más trascendental y revolucionario es generar vínculos reales. Por momentos siento que perdimos mucho amor como sociedad y como personas. La música genera un efecto mágico para ver la vida de una forma más sensible.

Comentarios