Edición Impresa
Sábado 01 de Diciembre de 2012

Vacunas que salvan bolsillos

Sanidad animal. En 2011 se perdieron $2150 millones en carne vacuna por omitir la vacunación antiparasitaria.

 

Una pérdida de 2.150 millones de pesos en producción de carne vacuna se produjo en 2011 por no haber aplicado las dosis antiparasitarias requeridas. Así lo revela un estudio de la Cámara Argentina de la Industria de Productos Veterinarios (Caprove), el cual advirtió que en el 2011 se “administraron 119 millones de dosis antiparasitarias de las 196 millones que deberían haberse aplicado”.

“Las parasitosis internas y externas son unas de las principales causas en la pérdida de productividad animal a nivel mundial: Los avances en nuevas tecnologías para combatirlas,
colaboran con resultados visibles para el desarrollo del potencial del animal”, indicó un informe de la empresa Biogénesis Bagó.

El animal suele perder peso de forma abrupta a causa de la parasitosis que también afecta negativamente los índices de preñez y de la “producción lechera en zonas tropicales y
subtropicales que deriva en una disminución de ingresos para el productor”.

“Entre los vacunos, los animales jóvenes son los más proclives a contraer parásitos internos, en cambio los ovinos son altamente sensibles a la parasitosis durante toda la vida”, explicó el informe.

En cambio, los parásitos externos afectan tanto a ovinos como bovinos “durante todas las
etapas de su desarrollo”. “Gracias a la actividad permanente de profesionales que trabajan con tropas en diferentes sistemas de producción y con nuevos enfoques en el control de parásitos externos e internos, se han logrado mejores resultados en aumentos diarios de peso, porcentaje de preñez y de destete” afirmó Jesús Pesoa, gerente de servicio técnico de la empresa.

Opciones. En la actualidad, los antiparasitarios se administran a través de tres vías: “inyectables, productos que se aplican sobre la piel del dorso del animal (pour-on), baños por inmersión o baños por aspersión”.

“Las variables que definen qué método utilizar por sobre otro incluyen la efectividad en la cura, la practicidad para aplicar el producto y el contexto en donde se encuentran los animales”, se indicó.

Los especialistas recomiendan prevenir la parasitosis para evitar la “pérdida de productividad” y destacan que “en los sistemas de producción con alta carga animal,
el riesgo es aún mayor”.

“Si la infección parasitaria es muy alta, los animales pueden presentar casos con severas pérdidas de peso de hasta 60 kilos en el ciclo productivo y con síntomas claramente observables”, afirmaron.

No obstante, son más habituales, “las pérdidas de peso subclínicas, con síntomas no observables, en donde la pérdida llega alrededor del 20 por ciento de su peso vivo”.

Los técnicos recomiendan realizar una “desparasitación estratégica para evitar la generación de resistencia a las drogas”. “Es por eso que el productor debe asesorarse a través de un veterinario especializado sobre la mejor forma de aplicación teniendo en cuenta la ubicación geográfica de su campo y el período del año en donde pretende desparasitar”, recomiendan los especialistas.

 

Comentarios