La ciudad
Viernes 05 de Agosto de 2016

Vació una garrafa y generó un escándalo

Un olor que penetraba por su pestilencia puso en alerta al macrocentro. Cerca de las 11 de ayer, una garrafa de gas fue descargada en plena vía pública y su líquido volcado bajo una columna. El hecho provocó el corte del tránsito en tres manzanas, un gran despliegue de fuerzas policiales y el arribo de varias cuadrillas de Litoral Gas para verificar si se habían producido otros desperfectos en la zona. Los vecinos expresaron su preocupación. ¿Fue negligencia o un acto vandálico?.

Un olor que penetraba por su pestilencia puso en alerta al macrocentro. Cerca de las 11 de ayer, una garrafa de gas fue descargada en plena vía pública y su líquido volcado bajo una columna. El hecho provocó el corte del tránsito en tres manzanas, un gran despliegue de fuerzas policiales y el arribo de varias cuadrillas de Litoral Gas para verificar si se habían producido otros desperfectos en la zona. Los vecinos expresaron su preocupación. ¿Fue negligencia o un acto vandálico?.

Se trató de una falsa alarma en relación a una fuga de gas en las redes domiciliarias. Las cuadrillas de la concesionaria del servicio llegaron rápidamente para rastrillar la zona, pero al poco tiempo desecharon la hipótesis de una pérdida en alguna casa o edificio.

Por el contrario, el olor (más fuerte e intenso que el gas de red) los llevó hasta una mancha sobre la vereda de Urquiza al 2400. Allí, y junto a un contenedor de basura, salía el aroma que alertó a todos los vecinos de la cuadra y de unas 3 manzanas de los alrededores.

Según las primeras pesquisas, un hombre descargó una garrafa nada menos que en la vía pública y en un lugar altamente transitado.

Mientras se terminaba de esclarecer el hecho, una firma ubicada en Urquiza al 2200 también encendió el alerta.

Los empleados de una empresa ubicada entre Oroño y Alvear alertaron a Litoral Gas sobre una posible fuga de gas. Por lo que una cuadrilla permaneció allí trabajando, incluso cuando se retomó el tránsito vehicular y cedió el pánico. Dos operarios revisaron el medidor y hasta comenzaron una perforación.

Frente a esta situación, varios empleados de empresas y edificios de la cuadra fueron evacuados preventivamente.

"Tenemos miedo de cocinar, hasta cortamos el gas por las dudas", le dijo una señora a LaCapital. A su lado, un empleado de Litoral Gas controlaba la cuadra y otras dos cuadrillas llegaron como apoyo.

Casi como un remedio casero, y ante un olor insoportable (que hizo que muchos usuarios de colectivo se taparan la boca y nariz en la parada de la cuadra) los operarios arrojaron lavandina sobre la gran mancha de gas líquido.

Comentarios