Opinión
Martes 10 de Enero de 2017

Vacaciones

Llevan un gran empeño, arduas negociaciones, peticiones, ruegos y promesas de favores. Organizar las vacaciones es todo un tema, excluyente, por momentos angustiante, a veces insalvable, esto es, cuando por más cuotas, anticipos y ahorros no alcanzan para el destino anhelado y hay que conformarse con lo que hay, las sierras o la costa bonaerense.

Llevan un gran empeño, arduas negociaciones, peticiones, ruegos y promesas de favores. Organizar las vacaciones es todo un tema, excluyente, por momentos angustiante, a veces insalvable, esto es, cuando por más cuotas, anticipos y ahorros no alcanzan para el destino anhelado y hay que conformarse con lo que hay, las sierras o la costa bonaerense.

El primer desafío es elegir dónde ir, y después con quién, lo que no es sencillo porque siempre está el familiar que desliza lastimeramente que hace no sé cuánto tiempo que pasa los tórridos e inenarrables veranos en la ciudad horno. Después hay que pedir permiso al jefe, arreglar con los compañeros una fecha y reservar un hotel, averiguar las salidas de los colectivos, las horas que tardan en llegar, reservar los pasajes y juntar la plata para el día a día en el destino. Los que tienen auto sacarán turno para el mecánico y empezarán a revisar valijas y bolsos y a comprar un montón de cosas para llenarlos ya desde el vamos. El día de la partida una guerra de nervios atrapa hasta al perro. Todos llevan algo al taxi o al auto, unos harán colas en la estación de ómnibus. Todos verán pasar algunas calles por las que nunca van hasta que las villas miseria marcan el límite social de la ciudad antes de dar paso a los campos verdes, a los hipnóticos palos de las alambradas, a las luces intermitentes de los autos de la ruta. Volverán "renovados", tostados, cansados a más no poder y pensando en irse a vivir donde estuvieron horas antes. Ese es el secreto de las vacaciones, la eterna búsqueda de un Edén que a cada quien se le aparece distinto.

Por eso, aún sabiendo cuánto cansa descansar, todos empiezan a contar los días que faltan para salir otra vez de veraneo.

Comentarios