Edición Impresa
Miércoles 13 de Julio de 2011

Utopía y dramas viales

Es sabido que la función del periodista es informar sobre un hecho, pero también debe brindar un servicio a la sociedad en su conjunto —incluyendo a las autoridades que son parte de ella— para que se tome conciencia sobre circunstancias que se repiten sin solución de continuidad desde hace décadas.

Es sabido que la función del periodista es informar sobre un hecho, pero también debe brindar un servicio a la sociedad en su conjunto —incluyendo a las autoridades que son parte de ella— para que se tome conciencia sobre circunstancias que se repiten sin solución de continuidad desde hace décadas.

En muchos temas como el de los accidentes viales la prédica da la sensación que cae en saco roto. No basta decir que desde hace un lustro hay un promedio a 700 víctimas fatales por mes en la Argentina por hechos de tránsito, casi 23 por día, y que en los últimos 12 años hubo cerca de 100 mil muertos, según cifras que manejan entidades como el Instituto de Seguridad y Educación Vial y la ONG Luchemos por la Vida. Un dato no menor, por cada muerto hay más de 500 heridos y 78, estadísticamente, quedan discapacitados.

Escribir columnas como ésta, o como la de hace 3 años donde expresé con bronca "Basta ya, que alguien haga algo" u otra donde se hablaba de "Las nuevas víctimas de las mismas causas" en que apuntaba inocentemente a despertar del letargo a la sociedad de la zona suena utópico. No me rindo, nadie debe hacerlo, por más difícil que parezca al ver tantas víctimas por dramas viales, se debe seguir la predica contra la imprudencia.

Latente está el iluso deseo de que disminuya la lista de potenciales causas que producen accidentes como los que manejan hablando por celular o alcoholizados y a gran velocidad, los que lo hacen con sobrecarga de personas en el coche. La carencia de controles rigurosos parece no ser un alerta. Las cifras comparativas de muertos en choques en tal o cual fecha cada vez duelen más, pero caen en el vacío de la sinrazón. El sueño utópico de que entre todos hagamos algo en pro de menos accidentes viales está vigente.

Comentarios