Edición Impresa
Sábado 21 de Abril de 2012

Usos de las netbooks en las escuelas argentinas

Las universidades nacionales participantes de los estudios evaluativos del Programa Conectar Igualdad durante el año 2011 consideramos necesario expresarnos sobre las reiteradas notas periodísticas cuyos titulares afirman que “las netbooks casi no se usan en el aula”, en base a conclusiones erróneamente tomadas del Informe General  Nº1 (año 2011) del Observatorio de la Educación Básica Argentina, generado por el Centro de Estudios de Políticas Públicas.

Durante el año pasado, 11 universidades nacionales participamos de un estudio conjunto coordinado por el Ministerio de Educación de la Nación  donde se relevaron 205 escuelas a lo largo y ancho de las 24 jurisdicciones de Argentina. Allí se realizaron 1.625 entrevistas semi-estructuradas a directivos y docentes, 159 entrevistas a administradores de red y 2.087 entrevistas a padres y alumnos de escuelas públicas secundarias.

El objetivo de nuestra evaluación fue conocer las dimensiones pedagógicas, institucionales y sociales de la implementación inicial del Conectar Igualdad. Por lo tanto, todas las escuelas visitadas ya habían recibido el equipamiento del programa. Parte de los resultados del estudio fueron presentados en noviembre de 2011 en el informe público “Nuevas voces, nuevos escenarios: estudios evaluativos sobre el Programa Conectar Igualdad”, disponible en la web de este programa.

Los resultados de dicha investigación otorgaron una serie de conclusiones sobre la marcha de una compleja iniciativa de inclusión digital educativa, que nos permiten cuestionar y relativizar la engañosa sentencia “las netbooks casi no se usan en el aula”.

Nuestro estudio priorizó el análisis de las condiciones de acceso a las TIC en la escuela como son las disposiciones, el soporte físico y las habilidades de los actores escolares definidos en un sentido amplio. En ese marco, se reconocen varias implicancias del Programa Conectar Igualdad en las dimensiones pedagógicas, institucionales y sociales de la educación argentina. Una buena parte de los aportes se pueden identificar en el informe del Ministerio de Educación, que no solo indica que las netbook ya se usan en el aula, sino que además incluye un banco de experiencias pedagógicas innovadoras llevadas adelante por docentes de todo el país.

La investigación fue predominantemente cualitativa aunque acompañada de un sondeo complementario basado en un diseño cuantitativo en el que se administraron 5.263 encuestas a estudiantes de las 205 escuelas visitadas. Según los datos de dicha encuesta el 80,53 % de los estudiantes manifiesta usar las netbook en el ámbito escolar.

Como se dijo, desde un enfoque cualitativo se realizaron entrevistas a los docentes, directivos, padres, estudiantes, administradores de red y preceptores. En ellas los profesores expresan usar las nuevas tecnologías para planificar clases, buscar información, diseñar materiales curriculares, elaborar videos y simulaciones, evaluar y comunicarse con sus estudiantes vía e-mail, comunicarse con los padres y usar redes sociales con fines educativos, entre otros usos. Todas estas tareas pueden realizarse desde el hogar y suponen un uso pedagógico de las netbook además de otros usos no directamente educativos. Justamente, el carácter ubicuo de las nuevas tecnologías posibilita que la práctica educativa trascienda los límites espaciales del aula.

Por lo tanto, el dato del informe del Centro de Estudios de Políticas Públicas  referido a que “un 58% de los docentes de nivel secundario no utiliza nunca la computadora en la escuela, mientras que un 84% dijo que la utiliza diariamente en su casa” no habilita de ningún modo a sostener la ausencia de un uso pedagógico de las netbook que se concreta y hace visible, con intensidad creciente, en los hogares de alumnos y  docentes de la escuela pública argentina.

Por otra parte, entendemos que esos porcentajes presentados por el informe del Centro de Estudios de Políticas Públicas, no habilitan a presentar conclusiones generales sobre Conectar Igualdad porque no aclara fehacientemente cuantas escuelas secundarias fueron consultadas ni su distribución geográfica, a la vez que en su cuadro estadístico nº 12 denominado “Netbooks Recibidas” informa que sólo un 51% de los docentes y un 52% de los alumnos consultados habían recibido una netbook. Es decir que casi la mitad de las escuelas secundarias de la muestra aún no habían sido alcanzadas por el cronograma de entrega de Conectar Igualdad que contempla cubrir todo el universo de escuelas secundarias públicas recién para diciembre de 2012.

Este tipo de investigación social requiere criterios de precisión conceptual y rigor metodológico estrictos porque constituye un insumo que brinda orientaciones a políticas públicas e institucionales (por ejemplo orientando las estrategias de formación docente para diferentes usos de los dispositivos digitales en los procesos pedagógicos) donde no alcanzan los simples datos cuantitativos que expresan la extensión de ciertas variables pero no su sentido más global. 

Es así como en el estudio realizado por las once universidades nacionales aparecen una serie de usos emergentes de las netbook destacados por los docentes como: 1) la consulta a múltiples fuentes de información actualizadas para acceder a diversas perspectivas sobre un mismo tema; 2) el trabajo colaborativo entre estudiantes; 3) la generación de producciones como historietas, cuentos, documentales, animaciones, emprendimientos productivos, proyectos; 4) la elaboración de representaciones de contenidos para hacerlos comprensibles; y el 5) uso de redes sociales con fines educativos y en entornos colaborativos, entre otros.

Las universidades públicas argentinas tenemos -a diferencia de una fundación, una empresa de comunicación o un banco privado- un deber ético diferente que nos marca un compromiso inalienable con la educación pública gratuita y de calidad que supimos conseguir y que sólo se mejora con insumos de investigación social a la altura de las circunstancias.

Equipos de Seguimiento y Evaluación del Programa Conectar Igualdad de las siguientes universidades nacionales:

  • Universidad Nacional Arturo Jauretche
  • Universidad Nacional de Avellaneda
  • Universidad Nacional de Cuyo
  • Universidad Nacional de Jujuy
  • Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco
  • Universidad Nacional del Centro de la Provincia de Buenos Aires
  • Universidad Nacional de Lomas de Zamora
  • Universidad Nacional de Río Cuarto
  • Universidad Nacional de Río Negro
  • Universidad Nacional de Rosario
  • Universidad Nacional Chaco Austral

Comentarios