El Mundo
Martes 20 de Septiembre de 2016

Uruguay rechaza los reclamos de un refugiado

El gobierno uruguayo desestimó un ultimátum del refugiado sirio Abu Wael Dhiab, apodado Jihad, un ex prisionero de Guantánamo que lleva más de un mes en huelga de hambre en reclamo de que se le permita irse del país.

El gobierno uruguayo desestimó un ultimátum del refugiado sirio Abu Wael Dhiab, apodado Jihad, un ex prisionero de Guantánamo que lleva más de un mes en huelga de hambre en reclamo de que se le permita irse del país. Es uno de los seis detenidos de Guantánamo que el presidente José Mujica acogió en 2014. Huyó a Venezuela, que lo deportó de vuelta.

Dhiab había dado plazo hasta el domingo al gobierno para que le anunciaran una oferta para dejar el país. Christian Mirza, el delegado del gobierno para los refugiados, dijo que no hay una oferta que hacerle. "El ultimátum cayó muy mal y el último video que grabó también'', dijo Mirza antes de entrar al departamento donde vive Dhiab para transmitirle la posición del gobierno.

El viernes a la noche el grupo ad hoc "Vigilia por Jihad Diyab'', subió un video a YouTube en el cual advertía que si el domingo no obtenía una respuesta concreta a sus planteos seguiría adelante con la huelga de hambre "seca", es decir sin comida y sin beber, y sin hacer nuevas propuestas. Mirza dijo que los gobiernos de Turquía, Líbano y Qatar ya rechazaron recibir a "Jihad" Dhiab. "El canciller sigue haciendo gestiones para encontrar un destino para Dhiab. Nosotros queremos que tome líquidos para ganar tiempo para las gestiones que se están haciendo. Nuestro objetivo es que siga con vida y encontrar una solución definitiva para que pueda irse de Uruguay'', dijo Mirza. El funcionario no hizo declaraciones tras abandonar el departamento del sirio. Los allegados del refugiado tampoco comentaron el resultado de la entrevista.

Según sus allegados, Dhiab lleva más de un mes de huelga de hambre y dos semanas sin ingerir líquidos. El sirio abandonó Uruguay en julio y reapareció en Venezuela, en un viaje clandestino. En Caracas manifestó su intención de viajar a Turquía o a un tercer país "para reunirse con su familia". Venezuela lo deportó a Uruguay. Turquía es la puerta de ingreso de terroristas islámicos a la vecina Siria. En 2014 Uruguay, por iniciativa del presidente Mujica recibió a seis prisioneros de Guantánamo: cuatro sirios, un tunecino y un palestino. Todos son sospechosos de ser miembros de Al Qaeda o el Talibán.

Comentarios