El Mundo
Miércoles 30 de Noviembre de 2016

Unos 30.000 civiles huyen de los ataques en Alepo

Los fuertes ataques contra las zonas rebeldes en el este de la ciudad de Alepo, norte de Siria, obligaron a huir a casi 30.000 personas, informó ayer el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

Los fuertes ataques contra las zonas rebeldes en el este de la ciudad de Alepo, norte de Siria, obligaron a huir a casi 30.000 personas, informó ayer el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos. Los combates continúan en varios frentes, añadió la organización. Los testigos hablaron de fuertes ataques aéreos contra territorios rebeldes. Un residente relató que hay muchas zonas totalmente destruidas, que se convirtieron en barrios fantasma.

Alepo es uno de los territorios más disputados en la guerra de Siria, que ya lleva casi seis años. Hasta ahora, el régimen de Bashar Assad controlaba el oeste de la ciudad y la oposición el este. Pero en los últimos días, el ejército sirio y sus aliados conquistaron más de un tercio de los territorios bajo control rebelde. El este de Alepo, sitiado desde hace unos tres meses, sufre por lo tanto falta de alimentos, combustible e insumos médicos. En la zona ya no hay hospitales funcionando y los almacenes de alimentos están prácticamente vacíos. Miles de personas huyeron a las zonas en manos del gobierno o de los kurdos, pero también a otras áreas rebeldes.

El coordinador de Ayuda de Emergencia de las Naciones Unidas, Stephen O'Brien, alertó que si los combates siguen extendiéndose podría haber muchos más civiles desplazados. Según la oficina de Derechos Humanos de la ONU, miles de personas se encuentran atrapadas en las zonas controladas por la oposición y sufren continuos bombardeos. Al menos 10 personas que huían de los combates murieron en un bombardeo aéreo, aseguró el Observatorio. Se trata de civiles que intentaban llegar a pie a zonas más seguras. También hubo decenas de heridos en el barrio de Bab al Nairab, en la parte este. La organización de asistencia humanitaria Cascos Blancos habló de 25 muertos y aseguró que el ataque fue cometido por aviones de la fuerza aérea siria. Hay informaciones de que grupos opositores están impidiendo a civiles que huyan. Se teme también que personas con contactos con grupos armados de la oposición puedan ser arrestadas si huyen a zonas controladas por el gobierno sirio o los kurdos.

Temor a represalias. En el este de Alepo aumenta el temor a que se produzcan actos de venganza por parte del régimen. Amnistía Internacional explicó que muchos civiles temen ser atacados por las fuerzas gubernamentales. El gobierno sirio tiene una "larga y oscura historia" de arrestos arbitrarios y desapariciones de personas, afirmó Amnistía, que indicó que por eso es importante proteger a la población civil en zonas conquistadas. "Tengo miedo de ser arrestado. El gobierno no hace ninguna distinción entre médicos, civiles y combatientes", dijo Abdulhalek, un médico del área rebelde. "Como nos hemos quedado en el este para ellos somos todos terroristas", agregó.

En tanto, Francia pidió ayer al Consejo de Seguridad de la ONU que evalúe las posibilidades de prestar ayuda a la población civil. "Más que nunca deben cesar los combates y se debe permitir el libre acceso a la ayuda humanitaria", afirmó el canciller galo, Jean-Marc Ayrault. Francia propondrá una resolución junto a España, Egipto y Nueva Zelanda para establecer un alto el fuego de diez días en Alepo para que se pueda enviar ayuda humanitaria. Aún no está claro cuándo se podría votar dicho texto.

Comentarios