La región
Lunes 31 de Octubre de 2016

Unos 20 heridos y daños en el peor terremoto en Italia desde 1980

Tras los dos sismos del miércoles, el centro del país fue sacudido ayer por un temblor de magnitud 6,5, el peor en 36 años.

Tras los sismos de la semana pasada, el centro de Italia se vio nuevamente sacudido por un sismo, esta vez de magnitud 6,5 y el más fuerte desde 1980, que dejó unos 20 heridos y graves daños materiales, informó el director de Protección Civil, Fabrizio Curcio.

Según confirmó, sigue sin haber noticia de víctimas mortales, ni tampoco hay personas reportadas como desaparecidas. "No se busca a nadie", apuntó. Varias personas pudieron ser rescatadas con vida de entre los escombros. De las 20 personas heridas, ninguna corre peligro de muerte, añadió Curcio.

El sismo se produjo a las 7:40 horas (6:40 GMT) en el Parque Nacional de los Montes Sibilinos, una zona montañosa entre las regiones de Umbria y Las Marcas y a unos 120 kilómetros al noreste de Roma, informó el Instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología italiano (Ingv).

En un principio, la magnitud se había cifrado en 6,1, pero el Ingv corrigió después a 6,5, con lo que supera al ocurrido a finales de agosto en la misma región y que causó casi 300 muertos. El sismo se registró a unos diez kilómetros de profundidad, indicaron expertos.

"La cifra de personas sin techo solamente en la región de Las Marcas supera las 25 mil. Este número aún puede variar", explicó este domingo el presidente de la región, Luca Ceriscioli. "Se trata de una enorme cantidad de personas", detalló. A esto se suman los que perdieron sus casas en la región de Umbría, donde el nuevo terremoto afectó en especial a Norcia.

Muchas personas serán llevadas a la costa. Por eso el alcalde de la ciudad adriática de Civitanova, Tommasso Corvatta, espera una "migración memorable". Las autoridades llamaron mientras tanto a la población a pasar la noche en los refugios de emergencia. "No tiene sentido pernoctar en automóviles", sostuvo el comisario para la Reconstrucción, Vasco Errani.

"Vamos a reconstruirlo todo: las casas, las iglesias y los negocios", prometió en Roma el primer ministro italiano, Matteo Renzi. Hoy reunirá a su gabinete, los máximos dirigentes de las áreas afectadas y Protección Civil para tomar medidas.

Muchas de las personas que se han quedado sin hogar fueron trasladadas provisionalmente a pensiones y hoteles. "Con el invierno a la vuelta de la esquina, no podemos pensar en tiendas de campaña como solución", añadió Renzi.

El presidente italiano, Sergio Mattarella, que actualmente se encuentra de visita de Estado en Israel, también manifestó su solidaridad a las víctimas, mientras que el Papa Francisco declaró desde la Plaza de San Pedro que reza "por los heridos y las familias afectadas".

"Todo ha colapsado, veo una nube de humo, es un desastre, un desastre", fue citado por medios locales Marco Rinaldi, el alcalde de Ussita, que ya había sufrido fuertes daños por los movimientos telúricos del miércoles pasado.

"Fue un temblor muy fuerte", aseguró Cesare Spuri de la Defensa Civil en la región de Las Marcas.

En la turística ciudad medieval de Norcia, situada en la provincia de Perugia, el terremoto causó estragos en su patrimonio histórico. Parte de la Basílica de San Benito, del siglo XIV, y de la Catedral de Santa María Argéntea, se derrumbaron.

Patrimonio cultural. La secretaria general del Ministerio de Cultura Antonia Pasqua Recchia se refirió a miles de reportes sobre pérdidas. "Hoy, afortunadamente, lloramos nuestro patrimonio cultural y no a nuestros muertos", indicó.

Unas 15 mil personas se quedaron sin electricidad y muchas no tenían acceso a agua, según Protección Civil. A primera hora de la tarde la región se vio sacudida por réplicas.

Una amplia grieta apareció en una montaña cerca de Ussita, en inmediaciones del lugar donde se registró el epicentro del sismo, según se vio en imágenes del canal de televisión Sky TG24.

El temblor, que desató de nuevo el pánico entre los vecinos, se sintió también en Roma, donde fueron cerradas temporalmente las líneas de metro A y B y dos basílicas, entre otra edificaciones que fueron inspeccionadas.

La alcaldesa de la capital italiana, Virginia Raggi, escribió en su página de Facebook: "Por lo visto el fuerte terremoto (...) no causó daños graves en Roma". De todas maneras, las escuelas de la ciudad permanecerán cerradas hoy, mientras los edificios son revisados por expertos.

Su impacto también fue palpable en las ciudades de Florencia y Ancona, sobre todo en los pisos elevados. Las comunicaciones telefónicas en las zonas afectadas se vieron interrumpidas.

Comentarios