El Mundo
Miércoles 19 de Octubre de 2016

Unesco ratificó una polémica resolución sobre Jerusalén

Israel denuncia que la Unesco pretende eliminar las raíces judías de los lugares sagrados de Jerusalén.

La Unesco adoptó una controvertida resolución sobre Jerusalén, pese a las fuertes objeciones de Israel. Este país denuncia que la Unesco pretende eliminar las raíces judías de los lugares sagrados de Jerusalén. Esta ciudad fue la capital del antiguo reino de Israel antes de que el pueblo judío fuera forzado al exilio por el imperio romano.

El texto de la Unesco se titula "Palestina ocupada", lo que ya anticipa el contenido, que es muy duro con la forma en que Israel controla el acceso a los lugares sagrados y con las excavaciones que realiza. Pero esto no es nuevo, el punto clave es que se refiere a esos lugares únicamente por sus nombres árabes e ignora los términos judíos, que son mucho más antiguos. Israel afirma que esta decisión niega de hecho las antiguas raíces judías de la ciudad. En el texto se habla de "Al Haram al Sharif" (Explanada de las Mezquitas) pero no se menciona el término judío "Monte del Templo" para el mismo lugar, que es sagrado para ambas religiones. Jerusalén fue la capital del reino de Israel en el año 1000 antes de Cristo, es decir, unos 1700 años antes de la llegada de los árabes y el islam a la región mediante su expansión militar desde la península arábiga a partir del siglo VII.

La Ciudad Vieja de Jerusalén, reconocida como patrimonio mundial por la Unesco, es descrita en la resolución de la Unesco como "fundamental para las tres grandes religiones monoteístas". "La decisión fue adoptada formalmente por el plenario del Consejo Ejecutivo sin debate después de que fuera votada en una comisión en su forma de borrador la semana pasada", dijo la Unesco. Los medios habían especulado con que habría una segunda votación después de que México anunciara que quería cambiar su voto a abstención tras haber sido uno de los 24 países que apoyó la resolución. México destituyó a su embajador en la Unesco, Andrés Roemer, después de que diera su voto afirmativo. La ministra de Relaciones Exteriores mexicana, Claudia Ruiz Massieu, ordenó una "investigación pormenorizada".

Como consecuencia de la votación de la semana pasada, Israel suspendió todas sus actividades con la Unesco. Israel sostiene que el organismo de la ONU, que ya tiene una larga historia de malas relaciones con el Estado judío, tomó una decisión política sesgada con la resolución, la que fue impulsada por los países árabes.

Comentarios