Edición Impresa
Sábado 02 de Mayo de 2009

Unesco: las metas mundiales prometidas

En abril de 2000, gobiernos, organismos gubernamentales y no gubernamentales se reunieron en Dakar (Senegal) donde acordaron un marco de acción para dar lugar a lo que ya se conoce como Educación Para Todos (EPT). Entre las primeras metas figura la de asegurar para el 2015 la escolaridad primaria a todos los niños y niñas.

En realidad ese objetivo ya había sido acordado también por las distintas naciones en 1990 en Jomtien, donde se miraba el 2000 como la fecha clave para garantizar esta enseñanza. Sin embargo ese año sólo sirvió para renovar el compromiso inicial extendiéndolo a 15 años más tarde.

Pero hay algo más, para la región latinoamericana, la fecha de vencimiento de este marco de acción corre para el 2017, dos años más que el resto del mundo. Es que se toma como punto de partida la reunión clave que en 2002 tuvieron los gobiernos de la región y donde se comprometieron a trabajar para los próximos 15 años en alcanzar los objetivos de Educación Para Todos.

Ahora bien, si bien los organismos encargados (como la Unesco) de seguir cómo se avanza en las metas fijadas en Dakar reconocen que en muchos aspectos hubo progresos, la desconfianza de llegar a 2015 con los objetivos cumplidos es cada vez mayor. Y no es para menos, el reciente informe del equipo de seguimiento de la EPT asegura que peligra el futuro de los niños más pobres como consecuencia de la caída de la ayuda internacional. Es más, anticipa que un número no menor seguirá para entonces fuera de la escuela.

Las metas de Dakar

En seis puntos se resume el Marco de Acción de Dakar fijado en 2000 para alcanzar una educación de calidad y basada en el derecho de todos a aprender.

  1. Extender y mejorar la protección y educación integrales de la primera infancia, especialmente de los niños más vulnerables y desfavorecidos.
  2. Velar para que, de aquí a 2015, todos los niños, y sobre todo las niñas, los niños que se encuentran en situaciones difíciles y los que pertenecen a minorías étnicas, tengan acceso a una enseñanza primaria gratuita y obligatoria de buena calidad y la terminen.
  3. Velar porque sean atendidas las necesidades de aprendizaje de todos los jóvenes y adultos mediante un acceso equitativo a programas adecuados de aprendizaje y de preparación para la vida diaria.
  4. Aumentar de aquí al año 2015 los niveles de alfabetización de los adultos en un 50%, en particular tratándose de las mujeres, y facilitar a todos los adultos un acceso equitativo a la educación básica y la educación permanente.
  5. Suprimir las disparidades entre los géneros en la enseñanza primaria y secundaria de aquí al año 2005 y lograr para 2015 la igualdad entre los géneros en la educación, en particular garantizando a las niñas un acceso pleno y equitativo a una educación básica de buena calidad, con las mismas posibilidades de obtener buenos resultados.
  6. Mejorar todos los aspectos cualitativos de la educación, garantizando los parámetros más elevados, para conseguir para todos resultados de aprendizaje reconocidos y mensurables, especialmente en lectura, escritura, aritmética y competencias prácticas esenciales para la vida diaria.

Comentarios