Edición Impresa
Sábado 14 de Noviembre de 2009

Una universidad atenta a lo social

La sequía es uno de los temas que preocupa a gran parte de los santafesinos. Frente estas problemática, al igual que el ciudado del medio ambiente, la pobreza y el desarrollo sustentable, especialistas, rectores y legisladores resaltan el rol de la universidad para generar debates y conocimientos para enfrentar estos flagelos. El compromiso social de las universidades fue uno de los temas debatidos en un encuentro de senadores de Latinoamérica.

La sequía es uno de los temas que preocupa a gran parte de los santafesinos. Frente estas problemática, al igual que el ciudado del medio ambiente, la pobreza y el desarrollo sustentable, especialistas, rectores y legisladores resaltan el rol de la universidad para generar debates y conocimientos para enfrentar estos flagelos. El compromiso social de las universidades fue uno de los temas debatidos en un encuentro de senadores de Latinoamérica.

Probablemente la dura sequía que atraviesa a varias localidades de Santa Fe y provincias vecinas sea uno de los problemas que más centimetraje han ganado en los medios de comunicación en las últimas semanas. ¿Qué papel deberían jugar las universidades como espacios de generación de conocimiento crítico ante esta demanda sociales?

"Creo que la universidad no hace lo suficiente en cuanto a la conciencia del cuidado de los recursos naturales", sentencia Néstor Di Leo, docente de la cátedra de manejo de tierras de la Facultad de Agrarias de la UNR. Propone una mirada más integral sobre la sequía, vinculándola con un fenómeno climático a gran escala.

El docente e investigador sostiene que el compromiso universitario a dar ese debate presenta claroscuros: "Hay algunos sectores que intentan dar otra voz, pero otros convalidan una agricultura y una utilización de recursos naturales de tipo minero, donde el sector agrario destina superficies y agua para la generación de un producto que el país no consume, como la exportación de soja". En este sentido, completa diciendo que "junto con la exportación de ese grano, se exporta también agua dulce y nutrientes, que formarían parte del acervo del país, pero que se destina al mercado externo".

Así planteado, para Di Leo "la sequía sería el síntoma de un sistema ecológico que comienza a funcionar mal", en donde "habría que apuntar a ver si la falta de lluvias o las inundaciones, cada vez más fuertes y frecuentes, no forman parte de un cambio climático introducido por el hombre". Ante esto, Di Leo concluye diciendo que "la reflexión crítica y el desarrollo de ideas, apuntado a la solución de un problema social, debería ser el mandato férreo de la universidad".

Para el rector de la Universidad Nacional de Villa María (Córdoba), Martín Gill, "la Universidad pública debe tener una vinculación con la vida social y con lo que acontece en el devenir cotidiano, y en ese sentido vemos que la responsabilidad social es el nuevo marco de la autonomía universitaria". En ese contexto, el rector —quien además es vicepresidente del Consejo Universitario Nacional (CIN)— expresa que la vinculación con el cambio climático y el medio ambiente es una obligación deben asumir las instituciones superiores.

Agenda internacional

Al igual que la sequía, enfermedades como el chagas o la malaria son temas que atraviesan a gran parte de los países de la región. Así lo entiende la senadora nacional Blanca Osuna, quien considera que "quizás hoy la preocupación que estamos avizorando como prioritaria sea cómo efectivamente los sistemas de educación superior asumen un fuerte compromiso contra uno de los problemas mas graves que tiene nuestra región: la pobreza".

La reflexión de la entrerriana Osuna, presidenta de la Comisión de Educación del Senado, se escuchó fuerte en un encuentro de legisladores de América latina y el Caribe, realizado en Buenos Aires a principios de mes (ver aparte). La legisladora propuso ante sus pares de distintos países de la región y rectores de universidades nacionales "asumir prioridades de investigación, trabajando fuertemente para que el desarrollo productivo y la producción de riquezas tenga herramientas y formatos científicos y sociales, como para descubrir cual es la mejor forma de distribuir esa riqueza". Citó el caso de enfermedades como la malaria y el chagas, o problemas de vivienda, como espacios que reclaman un desarrollo profundo de investigaciones universitarias.

Comentarios