Edición Impresa
Domingo 10 de Agosto de 2014

Una tribuna distinta para Axel

El hombre, que ha visto sometida su capacidad a un duro examen a partir del enfrentarmiento con los fondos buitre, tendrá una prueba de fuego este martes en un acto que se realizará en el viejo y conocido Luna Park.

El hombre, que ha visto sometida su capacidad a un duro examen a partir del enfrentarmiento con los fondos buitre, tendrá una prueba de fuego este martes en un acto que se realizará en el viejo y conocido Luna Park. La convocatoria se hace bajo un desafiante “Patria o Buitres” y él será -según se comenta- el orador principal. ¿Se tratará del lanzamiento de una candidatura hasta hace poco impensada?

Y ahora se metió el Salmón

La ruptura amorosa de Fito Páez con la periodista Julia Mengolini trajo cola. Es que el rosarino, tan propenso a utilizar su experiencia personal como disparador del trabajo creativo, escribió una canción cuya letra  tiene una estrofa picante: “Vos pensás en tu revolución, yo pienso que te falta mucho rock and roll; qué mierda son tus batallas culturales, si te dan miedo los artistas siderales”. Enojada, la Mengolini lo trató de “despechado”. En un show que dio anteanoche en Córdoba, Fito se tomó el asunto sin enojo: “Qué quilombo se armó en Twitter”, comentó al respecto, y después se dedicó a defender la libertad de expresión. Pero el que no pudo con el genio fue Andrés Calamaro, quien hizo su propia lectura del asunto: “Las canciones despechadas son un mito. Cuando escribí las mías no estaba solo ni despechado. Uno escribe para cantar”, disparó el Salmón, filosófico.

Beatriz está en el cambio

Al parecer cansada de que se la identifique de modo excluyente con el pensamiento antikirchnerista, Beatriz Sarlo ha decidido correr el ángulo de sus intereses. La primera consecuencia del viraje fue la publicación de un libro en el que cuenta (debutando con la primera persona) un viaje que hizo por la Latinoamérica profunda en la revoltosa década del sesenta. “Me sorprendieron muchas veces algunas diatribas en Twitter diciendo sobre mí: «¿Y esta mujer quién es? ¿Escribió algo?». El 70% de mi vida, pero de la actual, no de la pasada, quedaba sumergida por mis opiniones políticas.”, contó Sarlo en un reciente reportaje. Y la dama, aún bella y siempre bien producida, prefiere huir de la pobreza de las dicotomías.

Comentarios