Policiales
Miércoles 18 de Mayo de 2016

Una trágica emboscada se cobró la vida de un pibe y dejó a otro herido

Fue la noche del lunes. Un grupo de jóvenes estaba reunido en el patio del complejo de Lamadrid 98 bis cuando los atacaron desde dos autos.

Los vecinos del barrio Municipal de Lamadrid 98 bis contaron que el asesinato de Leonel Sánchez, ocurrido el lunes a las 22.30, fue el desenlace de una emboscada en la que se usaron al menos dos pistolas ametralladoras. Y denunciaron que el movimiento de los patrulleros que llegaron a la escena del crimen resultó complaciente hacia el grupo agresor. "Yo estaba con uno de los pibes, el que quedó herido. Los tipos salieron de dos lugares distintos con metras y dispararon desde unos 50 metros. La idea era matar al que se les cruzara. No era para uno, sino para el que le tocara", explicó un ocasional testigo del ataque. Los allegados al pibe muerto, en tanto, contaron que tras el ataque está la interna de la barra de Newell's Old Boys y la venta de drogas.

Oficialmente se precisó que la noche del lunes, tras un llamado al 911, un móvil del Comando Radioeléctrico llegó al "patio del medio" del barrio Municipal donde vivió Roberto "Pimpi" Caminos, el asesinado líder de la barra brava leprosa. Habían sido alertados por detonaciones de armas "que se escuchaban a dos cuadras de distancia". Los policías observaron a dos muchachos heridos de bala y cuando entraron fueron agredidos por los vecinos. Por eso, dijeron, "en apoyo llegaron otros dos móviles y debieron repeler la agresión con postas de goma". En ese marco un pibe de 16 años fue detenido por querer robarle el arma a un agente y tres uniformados debieron recibir atención médica.

¿Zona liberada? "¿Sabés por qué los sacamos de vuelo a los policías? Porque uno de ellos le dijo a la madre del chico herido: «Ojalá se te muera el guacho así dejás de romper los huevos». Además, los móviles llegaron un minuto después de los tiros. Fue como que liberaron la zona y después llegaron desde los mismos lugares por los que entraron los tiradores. Había dos por Grandoli y Olegario Víctor Andrade, uno por Alice y otro en Castro Barros y Lamadrid. Y los tiradores llegaron en dos autos. Uno por Grandoli y Olegario Víctor Andrade y el otro por Alice, frente a la escuela. Y encima a los pibes del barrio los dejaron todos marcados con perdigones. La policía entró a limpiar de vainas el lugar, no para asistir a los heridos", explicó un amigo del chico muerto.

¿Quiénes dispararon? Para los vecinos, los agresores no escapan de dos grupos bien conocidos. Uno, "Los Funes", quienes mantienen una enceguecida rivalidad con Alexis Caminos, uno de los hijos de Pimpi, a quien acusan de haber asesinado a su madre, Mariela Griselda Miranda, el pasado 18 de marzo. El otro, "El cuatrero", un joven de 23 años que estuvo detenido por participar el 4 de junio de 2011 de un ataque a tiros contra un grupo de hinchas liderados por Alberto "Tato" Caminos que pensaba marchar al Coloso del Parque a presenciar un partido contra San Lorenzo.

Un lugar caliente. "Nosotros estábamos acostados y escuchamos los tiros. Cuando bajamos nos encontramos con mi sobrino con un balazo en la panza. El iba a ser papá y ahora está muerto. Hoy fue él, pero mañana puede ser otro pibe del barrio. Porque vinieron a matar y le tocó a mi sobrino". Las palabras son de Gabriela, tía de "El colo Leo" como conocían a Sánchez. A su alrededor el barrio ardía de odio y bronca, los pibes estaban como perros bravos enjaulados. Un escenario poco apto para periodistas. "Lo que pasa es que ustedes vienen y nos ensucian. Siempre publican giladas", dijo embrabecido un pibe encapuchado y armado al que le costaba entender que uno estaba allí para saber lo ocurrido y no reproducir la versión policial.

"El colo Leo" era de bajo perfil. Supo jugar al fútbol como arquero en las inferiores de Newell's y con su pareja, embarazada de 3 meses, "estaba en su mejor momento". Que el ataque se haya producido en el barrio Municipal hizo que Alexis Caminos quedara en la mira. Pero todos fueron contundentes al respecto: "El colo Leo era amigo de Alexis, pero no se metía en nada. Era un pibe sano, de una familia evangélica de muchos hermanos. Un buen pibe, criado en el barrio, y lo mataron por tomar una gaseosa con los pibes. Fue una emboscada", explicó un vecino.

Paso a paso. Todo se desencadenó a las 22.30 del lunes cuando un grupo de pibes estaba en el patio central del Fonavi Municipal tomando algo. Entonces, por Olegario V. Andrade llegó un Citroën C3 o C4 gris desde el cual comenzaron a disparar hacia el sur con una pistola ametralladora buscando herir primero y provocar el desbande de las víctimas después. Segundos más tarde, desde un Peugeot 307 negro con un abollón en la parte delantera que estaba estacionado por Alice comenzaron a disparar con otra pistola ametralladora hacia el oeste buscando acabar con el desbande de los pibes.

Cuando las detonaciones cesaron y el olor a pólvora inundaba el ambiente, los vecinos vieron a "El colo Leo" tirado con dos balazos en el abdomen que le provocaron un estallido hepático. A las 2 de la mañana murió en el Heca. En tanto Héctor Matías C., de 22 años, recibió un balazo en el codo derecho y quedó internado en ese hospital. Un minuto más tarde llegó la policía.

"La policía siempre está en el arreglo. Si la moneda no la pone uno, la pone el otro. Hoy la moneda la ponen los Funes y entonces los cuidan a ellos. El sábado, en la puerta de la casa de los Funes había tres patrulleros. Todos los días la policía se mete en el Municipal a cagar a palos a los pibes. ¿Quién te parece que los manda?", reflexionó una doña del barrio. "Lo que pasa es que cada vez que hay tiros o balean a alguien aquí le echan la culpa a Alexis, y él nada que ver. Pero hay periodistas que no entienden cómo se mueven las cosas por acá y escriben cualquier cosa", explicó otro muchacho encapuchado.

A la hora de contextualizar, en el Municipal recordaron que Jorge Funes supo estar en la tribuna cuando Pimpi era el líder de la barra y que fue "Panadero" Ochoa el que los expulsó del paravalanchas. Y contaron que volvieron al Coloso "bajo la bendición de El cuatrero, que tiene el apoyo de Chapita, René y Betito Godoy (involucrados en el crimen de Pimpi), y es hombre de confianza de El Chivo. Vienen a tirar tiros acá porque se creen que Alexis quiere agarrar la barra y nada que ver. Ellos no quieren saber nada con la barra de Newell's. Lo que pasa es que lo que se mueve atrás de la hinchada es la falopa. Porque la bandera de un club tapa la droga y el negocio. ¿O con qué te pensas que se mantiene una barra brava?", explicó uno de los amigos del pibe asesinado. El fiscal a cargo de la investigación es Adrián Spelta.

Estadística

78 son Ios crímenes registrados en el departamento Rosario en lo que ha transcurrido de 2016.

Comentarios