Ovación
Martes 14 de Junio de 2016

Una tarde de fútbol en Seattle, casi una postal calcada de un domingo argentino

Las horas cercanas al inicio del partido entre Argentina y Bolivia en el cierre del grupo D de la Copa América Centenario en Seattle recordó, salvando las distancias, a la tarde de una previa en el fútbol argentino entre camisetas, hot dogs gigantes y cánticos.
Una temperatura baja, entre 12 y 14 grados, en un día ventoso (mucho más si tenemos en cuenta que el estadio CenturyLink Field está a pasos de la zona portuaria en la bahía Elliot) fue el contexto para los hinchas que circularon en los alrededores en busca de sus ingresos.
Como en una película, donde la lente de la cámara son los ojos del protagonista y se hace primera persona, se fueron sucediendo varios personajes. Entre ellos el "ciclista patriota", enfundado con los colores de Estados Unidos, que desde las 15 hasta 23 tuvo como premisa desandar su camino sobre tres cintas quedándose en el mismo lugar en honor a los soldados estadounidenses y a la espera de una propina.
Metros más adelante, los dueños de tres tiendas deportivas abrieron de par en par las puertas para la venta de remeras de la Copa América Centenario y bufandas, ambas a 25 dólares, siendo la de Argentina la más solicitada mientras en el mostrador quedaron apiladas las de Brasil y Estados Unidos.
Las remeras argentinas, brasileñas y paraguayas se mezclaron con aquellas vinculadas a la liga de fútbol estadounidense y los balones de fútbol americano compartieron espacio con la "redonda" del potrero.
Entre tanto, los revendedores ofrecieron entradas a la vista de todos, como los canillitas de antaño que vociferaban a los cuatro vientos del ejemplar del día. El precio estipulado fue de 100 dólares para un ticket de 55.
Las camisetas albicelestes se multiplicaron a medida que la aguja del reloj se acercó a la hora señalada, pero un acercamiento a ellos detectó un tono distinto, sin rastros porteños, cuyanos o norteños. Muchos latinoamericanos expresaron su favoritismo por el equipo de Gerardo Martino con el crack Lionel Messi como máxima atracción.
Mientras en las afueras del CenturyLink Field los hinchas pasaron un buen momento en el "Plaza Fan", algo así como el "Fan Fest" del Mundial Brasil 2014, sobre la avenida Occidental se afincaron los puestos de hot dogs, con la venta de salchichas gigantes, muy parecidas al choripán argento.
Esta última postal recordó, de alguna manera, a la distancia, un domingo típico del fútbol argentino. La nostalgia golpeó a la puerta en Seattle.

Comentarios