Día de la Bandera
Martes 21 de Junio de 2016

Una tarde familiar sin militancia pero con música y costillares

Terminado el acto protocolar, los rosarinos se adueñaron del parque a la Bandera y disfrutaron de variadas actividades.

El parque a la Bandera se llenó de familias, grupos de amigos y turistas después de que se fuera el vallado humano de gendarmes y policías terminado el calculado acto central en el Monumento.

La tensión y el protocolo de la mañana dieron paso a una tarde de costillares, mates y tortas asadas, a la que Soledad Pastorutti, Los Totora y el folclore de distintas agrupaciones locales y regionales, le dieron calor con su canciones a un frío y gris 20 de junio.

Poco a poco, a partir de las 13.30, comenzó a llegar gente de todos lados. En autos, colectivos o caminando, el parque se fue tapizando de personas. Media hora después había ya colas de casi una cuadra para comprar por 200 pesos costillar para dos personas.

La agrupación del Gauchito Gil ya había vendido los 22 costillares con los que concursó en el 6º Encuentro de Asadores a la Estaca, un evento que año a año gana más adeptos.

Rosa Villegas, de la agrupación Los 8 de Antonio Gil, se sentaba unos minutos después de vender unos 200 kilos de locro —a 50 pesos la abundante ración— y 11 costillares de 18 kilos. La cola en varios de los puestos recorría, en algunos casos, casi una cuadra. "Nos quedamos corto", admitió un vendedor de hamburguesas y choripanes ubicado sobre la calle que lleva hasta la estación fluvial.

Sobre unos tablones y al lado de un segundo escenario, agrupaciones tradicionalistas y algún que otro extranjero degustaban —con vino y carne— varias de las bandas folclóricas que cada fin de semana tocan en distintas peñas de la zona oeste y sur de Rosario.

Los puestos de las economías regionales instalados en varias carpas del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación y de los feriantes locales también se llenaron de público.

La gran afluencia de público también desbordó la demanda de los escasos baños públicos.

La música en el escenario mayor, con Soledad —y Matías Carrica como invitado especial— y Los Totora, fue el momento cúlmine de una tarde en la que el público que se acercó hasta el Monumento a la Bandera disfrutó de una fiesta popular, en la que se destacó también el gran comportamiento cívico.

Sin banderas de ningún tipo, ni globos, ni sol, con apenas unos pocos uniformados, el parque de la Bandera se convirtió ayer en una romería familiar que contrastó con los actos en homenaje al creador de la enseña patria, Manuel Belgrano.

Comentarios