Edición Impresa
Martes 09 de Julio de 2013

Una sociedad electoral que enfrenta complicaciones

Aunque sea en el contexto de las causas nobles, como rediscutir el impuesto a las ganancias para los salarios, todo paro es político.

Aunque sea en el contexto de las causas nobles, como rediscutir el impuesto a las ganancias para los salarios, todo paro es político. Nada nuevo ni reprochable, en ese aspecto, con la protesta que concretó ayer Camioneros. El ahora jefe sindical opositor, Hugo Moyano, juega para la oposición como candidato en la lista de la provincia de Buenos Aires que encabeza Francisco de Narváez. "No votemos a este gobierno en octubre", advirtió ayer. Pero curiosamente no hizo ninguna alusión a la lista que él mismo integra (simbólicamente, en el último lugar). Pero que lleva al canillita Omar Plaini, uno de sus hombres de máxima confianza, secundando a "Francisco".

Moyano hizo cuatro referencias a las próximas elecciones. Siempre habló de "octubre" y nunca del 11 de agosto. Tampoco subió al palco a su socio principal en la etapa: De Narváez, ni Plaini.

Con la irrupción de última hora de la candidatura de Sergio Massa, todo indicaría que la suerte de la lista del "Colorado" no será la misma. La campaña se iniciará formalmente el próximo 11, pero la sociedad Moyano - De Narváez habría sufrido un "massazo" antes de empezar.

"Hugo estuvo viendo unos recibos de recolectores el viernes, se calentó y dijo "vamos al paro", reveló un vocero directo del camionero a LaCapital. "Francisco se enteró después y no le gustó". Si después del 11 las urnas mostraran que el candidato que competirá con Martín Insaurralde (FpV) resulta Sergio Massa y no De Narváez, la sociedad del camionero con Francisco se encamina a un final anticipado.

Comentarios