Edición Impresa
Sábado 13 de Octubre de 2012

Una rosarina destacada en la Olimpíada de Geografía

Daiana Marino quedó tercera en la competencia nacional donde participaron más de 10 mil alumnos de todo el país

Daiana Marino tiene 18 años, cursa el 5º año y acaba de recibir el tercer premio en la 8º edición de la Olimpíada de Geografía de la República Argentina organizada por la Universidad Nacional del Litoral (UNL) y auspiciada por Nación. Es comprensible su alegría: esta competencia moviliza a más de 10 mil estudiantes en su comienzo y sólo un poco más de 70 alcanzan la instancia nacional. "Estoy orgullosa de haber llegado a la final y logrado esta medalla, por mí, por mi escuela y mis compañeros", dice la estudiante de la Técnica Nº 2071 del Complejo Educativo Cristiano de la Iglesia Evangélica Misionera Argentina (Iema). Santa Fe tuvo un desempeño destacado en este certamen, que busca revalorizar el lugar de la geografía en la educación.

Esta olimpíada está organizada por la Facultad de Humanidades y Ciencias de la UNL y financiada por el Ministerio de Educación de la Nación. Se promueve en tres categorías: una (a) para los tres primeros años del secundario, la segunda (b) para los últimos y una tercera (c) para proyectos de investigación.

Daiana fue premiada con la medalla de cobre por haber alcanzado el tercer puesto en la categoría b. También fueron distinguidos de la provincia de Santa Fe Brenda Brarda, del Colegio Misericordia de Rufino con el 4º puesto en la categoría a y a quien se le otorgó una medalla de cristal. En tanto que Esteban Verna, de la Técnica Nº 402 de Venado Tuerto, quedó ubicado en el lugar 10º de la nacional.

Carácter federal. Los organizadores ponen el acento en asegurar que de las ocho olimpíadas nacionales que financia la Nación esta es la que más alumnos convoca y que, en particular, tiene un carácter muy federal. De hecho, el primer puesto en las distintas categorías fue alcanzado por un alumno de Lanús (Buenos Aires), otro de San Salvador de Jujuy (Jujuy) y en la categoría de proyectos de investigación por un estudiante de Concordia (Entre Ríos).

"La profesora nos avisó de la olimpíada y yo me quise anotar porque me gusta mucho la geografía. Es el primer año que participo", cuenta Daiana acerca de cómo se interesó por el certamen, donde alcanzó el puntaje de 89,50 sobre el máximo de 100 puntos.

Se define como "una buena alumna", para la que estudiar es más bien un gusto diario. Eso sí, aclara que para el certamen se preparó "con mucho tiempo, en la escuela y en mi casa".

"Tuve que aprender y estudiar de todo, desde contenidos muy simples como el ciclo del agua hasta aquellos de la geografía general, política, conceptos sobre la Tierra, los planetas, los continentes", explica Daiana que aún no se define qué carrera seguirá.

"Algunos temas eran mundiales, como los climas, y otros se referían a toda América, como los ríos. Lo que me resultó más difícil fue lo referido a la parte política, como la organización de los estados y conceptos que hacen al tema", detalla para pintar un panorama de lo que le demandó prepararse para la instancia nacional de esta competencia geográfica.

La UNL define los contenidos a preparar para cada etapa de la olimpíada que arranca con una etapa escolar, pasa por la jurisdiccional hasta la nacional. Este año fueron 10.032 alumnos secundarios de todo el país los que empezaron las pruebas de geografía en las escuelas, con una destacada participación de Santa Fe, donde se anotaron 1.135 adolescentes.

De ese total inicial, 74 de todo el país llegaron a la final que se realizó los primeros días de octubre en la ciudad universitaria de Santa Fe. Hasta esa sede arribaron jóvenes de Mendoza, Tierra del Fuego, La Pampa, Formosa, Salta, Chubut, Santa Cruz y Misiones, por sólo citar un puñado de provincias argentinas. Todos los gastos corrieron por cuenta del Ministerio de Educación nacional.

Compartir. "Fueron dos días de actividades, en el primero la prueba que duró 80 minutos, después nos llevaron a recorrer Santa Fe y Paraná. Al otro día supimos los resultados", relata Daiana, que confiesa que lo mejor de la olimpíada fue haber conocido otros jóvenes de distintos puntos del país y la posibilidad de compartir experiencias.

"Haber conversado con chicos de todo el país, que te cuentan dónde viven, qué les interesa, fue muy bueno", destaca la alumna rosarina que al final de la charla no duda en entusiasmar a otros estudiantes a animarse y participar de este desafío: "Es importante saber geografía porque nos da conocimientos sobre el planeta que vivimos, de qué ríos hablamos cuando los nombramos, en qué región estamos, saber más de todo. Esto es hermoso".

Comentarios