Policiales
Jueves 23 de Junio de 2016

Una puerta mal cerrada dio lugar a un escruche

Un hecho muy similar al sufrido por la familia de Rodríguez al 3200 tuvo como víctima a un periodista rosarino cuya casa también fue visitada por delincuentes que sustrajeron de su vehículo —no tuvieron que violentarlo porque tenía una puerta que no cerraba bien— las llaves de su departamento y documentación donde constaba su domicilio. Los hampones se llevaron un televisor, una computadora portátil y otros objetos de valor.

Un hecho muy similar al sufrido por la familia de Rodríguez al 3200 tuvo como víctima a un periodista rosarino cuya casa también fue visitada por delincuentes que sustrajeron de su vehículo —no tuvieron que violentarlo porque tenía una puerta que no cerraba bien— las llaves de su departamento y documentación donde constaba su domicilio. Los hampones se llevaron un televisor, una computadora portátil y otros objetos de valor.

Según relatara a este diario, Ignacio Negri salió el martes a la mañana de su casa de Juan Manuel de Rosas y Cochabamba en su vehículo y regresó alrededor de las 17.30. Fue recién entonces que se percató de que no tenía las llaves de su casa, por lo cual comenzó a revisar el auto. Así comprobó que le faltaban todos los documentos del rodado.

"Entonces recordé que tengo una de las puertas del auto con una falla y que por eso no cierra bien. Y ahí me di cuenta de que probablemente me habían robado", recordó el muchacho.

Acompañado. Negri decidió llamar al 911 para que lo acompañaran a su casa, ante la posibilidad de que pudiera toparse con los ladrones en su casa.

"Un vecino me abrió la puerta de calle y apenas subí encontré abierta la puerta del departamento, que estaba todo revuelto. Se ve que buscaron cosas de valor pero no había nada. Sólo se llevaron un televisor pequeño y una notebook, entre otras cosas que podían ocultar fácilmente", recordó el periodista, y añadió que "lo más loco fue que dejaron una bolsa de pan en la escalera".

Como no advirtió el robo sino hasta que llegó a su casa, Ignacio no pudo saber dónde fue que los ladrones lograron entrar en su coche para sustraer las llaves. Durante el día el vehículo había estado estacionado en dos sitios: en inmediaciones de avenida Belgrano y Sargento Cabral, y en la cuadra de Corrientes al 2000. Ayer a la tarde, el joven radicó la denuncia en la comisaría 4ª.

Comentarios