Economía
Domingo 31 de Julio de 2016

Una política de ajustes ortodoxos

La política económica del gobierno nacional "se encuadra dentro de los ajustes ortodoxos", dijo el investigador Eduardo Basualdo...

La política económica del gobierno nacional "se encuadra dentro de los ajustes ortodoxos", dijo el investigador Eduardo Basualdo, quien a la hora de caracterizar a la nueva gestión que conduce Mauricio Macri recordó que el presidente tiene un "gabinete compuesto por representantes de grandes firmas pero específicamente del sector financiero, distribuidoras de electricidad, petroleras".

Para Basualdo, "a pesar del predominio que tiene el capital extranjero en la industria _dada la extranjerización que se incrementa a mediados de la década de 90_ hay muy poca representación industrial e insignificante de los grupos económicos locales". Esa composición da lugar a una "política de ajuste ortodoxo, con gran rentabilidad para el sector financiero y fuerte sesgo al endeudamiento externo".

El investigador, quien junto Andrés Wainer publicaron recientemente el libro "El Banco Nación Argentina y la dictadura", dijo que más allá de los vaivenes el gobierno se inclinó por el endeudamiento externo y la fuga de capitales, que pasaron a ser una prioridad dentro de este contexto de reforma de los avances que se habían producido en la estructura estatal durante el ciclo de los gobiernos kirchneristas.

También hizo una diferencia de lo que ocurrió en los años 90. "Quizás con un horizonte más amplio que incluye la etapa 1976-2001 con sus más y sus menos en las distinta etapas el núcleo central del gobierno en dictadura o en democracia estuvo en una fracción del capital interno que son los grupos económicos".

En este caso "no es así", apuntó Basualdo y explicó que "hay una estructura peculiar de representaciones, porque por un lado el gobierno está expresando a estos sectores financieros, petroleros, pero por otro, los grupos económicos tienen otra expresión política que es el Frente Renovador".

A su juicio, "ambos son parte del bloque de poder pero tienen disputas. El acuerdo fundamental que tienen es que desaparezcan los proyectos nacionales y populares, por lo tanto el Frente para la Victoria. Pero por otro lado, tienen la disputa de quién es el que gobierna". En ese punto dijo que "a esta altura los grupos económicos _Clarín y todos esos_ tienen claro que les va a ir mal con Cambiemos, porque no son ellos los que están controlando el Estado. Acá no es una repetición mecánica de los 90. Hay una política de ajuste, pero hay muchas diferencias: tenían la privatización de empresas públicas como reserva estratégica de valorización financiera, hoy eso no está. Estamos en el marco de una crisis mundial que empezó en el 2008 y está recrudeciendo. Todos estos episodios como el Brexit también tienen vinculación con la crisis mundial. Es un panorama adverso".

Diferencias con los 90

También Wainer coincidió con Basualdo en que "no es exactamente igual a los noventa". Para el investigador "no están dadas las condiciones políticas y sociales después de la crisis de 2001 y todo lo que sucedió en los últimos años para privatizar los bancos públicos, por más que los mismos funcionarios que hoy están en el Banco Central habían propuesto esa idea para el Nación", dijo.

"Por ahora no lo veo en la agenda", dijo respecto a una posible privatización pero "sí creo que van tratar de actuar por un lado como otro un banco comercial más y por otro lado tratar de apuntalar algún tipo de medidas parcialmente paliativas". Puso como ejemplo el hecho de tratar de paliar la inexistencia del crédito hipotecario a partir de determinadas líneas, "que son concesiones que se hacen a determinados sectores sociales -particularmente la clase media- en vistas de mantener cierta base social hacia el calendario electoral que se viene".

M.D

Comentarios