Edición Impresa
Domingo 01 de Marzo de 2015

Una picadora de carne cruda

Calificación: tres estrellas
Intérpretes: Joaquín Furriel, Luis Ziembrowski, Mónica Lairana, Guillermo Pfening.
Dirección: Sebastián Schindel.
Género: Thriller.
salas: Showcase, Village.

Analfabeto e "inapto", Hermógenes Saldivar (Joaquín Furriel) llegó a Capital desde Santiago del Estero con el deseo de progresar junto a su mujer, y creyó encontrar la llave de su futuro en la figura de Latuada (Luis Ziembrowsky), el comerciante que lo puso al frente de una carnicería y le prometió casa propia. Pero lejos de ser una llave, encontró las pesadas cadenas de la explotación laboral, la humillación y el maltrato psicológico; una esclavitud moderna que iba a desembocar, casi inevitablemente, en el asesinato.

"El patrón, radiografía de un crimen", que formó parte de la competencia argentina del último Festival internacional de cine de Mar del Plata, es la ópera prima del director porteño Sebastián Schindel en la que Furriel se animó a salir de su rol de galán para encarnar a un hachero santiagueño, analfabeto y sometido a duras condiciones de explotación.

El thriller hiperrealista brinda un enfoque interesante desde la perspectiva del que sufre por ser marginado y excluido. ¿Hasta dónde es posible explotar a un hombre? Ese es el interrogante que despierta este filme signado por la media res.

La película transcurre dentro de la carnicería de Latuada, donde Hermógenes vive hacinado con su mujer embarazada y sometido al continuo maltrato de su patrón. Resulta sumamente lograda la interpretación de Furriel que muestra la sumisión, no desde el lenguaje verbal, sino desde el corporal. En esta radiografía -que logra mantener la intriga aunque se conozca el final- es preciso estar atento al contexto en el cual ocurre el crimen y no tomarlo como un hecho aislado.

El filme parte de la novela del criminólogo Elías Neuman, a su vez basada en la propia experiencia del autor como defensor del verdadero Saldivar, logrando una ficción intrigante.

Asimismo, se nutre de la investigación para trascender la anécdota y convertirse en un mapa escalofriante de las regiones más oscuras del mundo del trabajo, del sistema judicial y, muy especialmente, del negocio de la carne. Una película cruda que expone cómo el sistema es una picadora de carne para los que no están aptos para la supervivencia.

 

Comentarios