Policiales
Jueves 22 de Septiembre de 2016

Una pesquisa dormida que despierta seis años después

Los gestores del contrabando de mil kilos de cocaína a Europa conocido como Carbón Blanco fueron detectados en Portugal en marzo de 2012.

Los gestores del contrabando de mil kilos de cocaína a Europa conocido como Carbón Blanco fueron detectados en Portugal en marzo de 2012. La Justicia de ese país trasladó las actuaciones a Chaco porque los embarques habían tenido allí su control aduanero. La Justicia Federal de Chaco inició un proceso que terminó con las condenas de Gorosito y Salvatore en 2015.

Pero en julio de 2010, o sea dos años antes de Carbón Blanco, en Bilbao se interceptó una carga de 762 kilos de cocaína. La Justicia española giró los trámites a la Justicia Federal de Rosario porque la droga había salido de un puerto rosarino. La evidencia de la autoridad española identificaba a la misma organización que con igual tipo de actividad siguió delinquiendo hasta 2012.

Es como mínimo una llamativa curiosidad que los jefes de la misma banda que ya está condenada en Chaco —por cometer los mismos delitos dos años después— sean recién ahora llamados a indagatoria y tengan pedidos de detención. Esto significa que la causa de Rosario comienza a seis años de detectado el ilícito.

En el juicio de Chaco en 2015 los fiscales de juicio oral supieron que el mismo grupo al que acusaban tenían una causa abierta en Rosario. Lógicamente por estrategia acusatoria quisieron saber qué había pasado con esa causa. Notaron, con total asombro, que no había nada. Nadie había movido un dedo.

La Justicia Federal de Rosario tuvo un expediente dormido cinco años que despertó a los empujones por una pregunta de fiscales chaqueños que se referían a los mismos delincuentes que ellos investigaban. Contra esos contrabandistas de droga a gran escala, acá no había pasado nada. La prueba de que esto es verdad es que las indagatorias se producen ahora. No es un acto agraviante hacer notar que no solamente los delincuentes tienen un modus operandi.

Comentarios