La ciudad
Martes 14 de Junio de 2016

Una oportunidad para los chicos, entre telas, trapecios y malabares

El "Circo Social" les cambia la rutina a la tarde de los chicos en el Distrito Oeste. Un lugar donde la convivencia es la premisa clave.

El sol entra como pidiendo permiso en la esquina de Maradona y Espinillo, iluminando las caras de una decena de chicos. Entre telas, colchonetas y un trapecio, ellos saltan, ríen, se divierten. En pleno corazón del distrito oeste, rompen con la rutina del barrio. Gestado hace 4 años, el espacio lleva el nombre de "Circo Social", porque allí se trabaja mucho más que lo técnico.

"Vemos un poco más allá, laburamos lo que va pasando con los chicos en su vida cotidiana, en su día a día. Los acompañamos con sus situaciones particulares", asegura Aarón Lescano, coordinador del proyecto, que tiene lugar en el Centro de Convivencia Barrial (CCB) "23 de Febrero".

Son más de una decena los chicos que pasan sus horas haciendo saltos acrobáticos, escalando entre las telas o moviéndose en el trapecio.

No hay límites de edad para participar, pero mayoritariamente se trata de adolescentes de entre 12 y 16 años.

"Lo que siempre pensamos es que el circo es un estilo de vida, no una técnica. A través de esto los chicos pueden conocer otra gente, otros lugares, incluso pueden trabajar de esto, haciendo funciones o dando clases", explica Aarón, al tiempo que explica que Circo Social se enmarca dentro de las actividades de la Escuela Municipal de Artes Urbanas.

Circo 2
En un alto de la actividad posan sonrientes para la foto.
En un alto de la actividad posan sonrientes para la foto.

Hay algunos que se sumaron el primer día y hoy siguen, lo que les permite desarrollar trabajos más profundos, incluso preparar funciones más allá del espacio del CCB. "Con el grupo más antiguo estamos haciendo las muestras anuales y shows en otros lugares, como en el parque Independencia", dice.

Quienes vienen desde siempre son Ruth y Lucas Cano, dos hermanos que aseguran que hacen circo "para todo el barrio".

Ella se especializa en tela y trapecio, él suma acrobacias y malabares en su repertorio.

"Acá vemos más allá y acompañamos a los chicos en el trajinar del día a día de su vida cotidiana" / Aarón Lescano.

Para el barrio. Una vez por mes, el elenco de Circo Social organiza una función para los vecinos del barrio.

"Está bueno; porque pueden venir chicos que por ahí no pueden pagar por un espectáculo", dice Lucas.

Los chicos invitan a sus vecinos para que se sumen al grupo. "Estamos todos los martes y jueves, de 15 a 16:30, en Maradona y Espinillo, los esperamos", concluyen.

Así como el Centro de Convivencia Barrial "23 de Febrero", la Municipalidad posee otros 30 espacios similares, en donde se promueven actividades para niños, jóvenes y adultos mayores, en diversos espacios.

Según se destacó, los mismos están ubicados estratégicamente en los barrios de mayor vulnerabilidad social de la ciudad y allí se desarrollan instancias de capacitación, recreación, consultoría legal y de salud, entre otras actividades.

Circo 1
Destreza en el arte de las clavas.
Destreza en el arte de las clavas.


Comentarios