Edición Impresa
Sábado 17 de Octubre de 2009

Una olimpíada escolar para perderles el miedo a los números

Más de 250 chicos santafesinos y que tienen entre 10 y 13 años se animaron a los problemas propuestos por la Olimpíada Matemática Ñandú. Los campeones coinciden en que "no hay que tenerle miedo a los números" y que estos certámenes son verdaderos "desafíos".

Más de 250 chicos santafesinos y que tienen entre 10 y 13 años se animaron a los problemas propuestos por la Olimpíada Matemática Ñandú. Los campeones coinciden en que "no hay que tenerle miedo a los números" y que estos certámenes son verdaderos "desafíos".

A la olimpíada los finalistas llegan luego de haber aprobado distintas instancias, la primera arranca en cada colegio. Se divide por niveles, que se corresponden con los tres últimos grados de la primaria. Así la campeona del primer nivel resultó Cecilia Buczek, de la Escuela Nº 232 de Carcarañá, y le siguieron como primero y segunda subcampeones, respectivamente, Alejandro Maurich, del Colegio Gurruchaga de Rosario y Nerina Barbón de la Escuela Nº 488 de Casilda.

El segundo nivel, para los que cursan 6º grado, también tuvo sus campeones. Aquí, Federico Cuccioletta, de la Escuela Prefectura Naval, de Villa Constitución, fue el campeón del nivel. Los puestos de subcampeones quedaron en Franco Nardi, del Colegio Niño Jesús de Santa Fe (1º subcampeón) y Santiago Macor, de la Escuela Pilares, de Sauce Viejo (2º subcampeón).

En tanto que la olimpíada provincial reconoció como campeona del tercer nivel a Belén Mechia, del Colegio Sagrado Corazón de Jesús, de Carlos Pellegrini. La primera subcampeona es Mercedes Castro, del Colegio Mirasoles de Rosario, y la segunda, Paula Martínez del Colegio San José Obrero, también de Rosario.

Un grupo de los premiados se acercó a La Capital y contó algunos secretos de su gusto por este certamen. Afirman que "la geometría es más fácil que la matemática" a la hora de resolver los problemas olímpicos. También que se toman sus horas "para entrenarse" y que los problemas de estas competencias "son lindos porque son desafiantes y para pensar".

Federico Cuccioleta llegó de Villa Constitución, tiene 12 años recién cumplidos y está en 6º. Para el futuro, se imagina en alguna profesión ligada a "la química". Paula Martínez tiene 13 años y está en 7º grado. Muy locuaz, cuenta que más que los números prefiere "la música, el arte".

"Me gustaría ser arquitecto como mi papá", confiesa sin dudar Alejandro Maurich, un simpatizante canalla de 11 años y que cursa el 5º grado en la Gurruchaga. Cecilia Buczek es de Carcarañá, está en el 5º grado y tiene 11 años. "En la escuela no tengo problemas con matemática", dice entusiasta, pero agrega que en sus planes está "ser profesora de inglés".

El certamen, organizado por la Olimpíada Matemática Argentina (OMA), se realizó a fines de septiembre en la Escuela Juan de Garay de Santo Tomé. Cada chico llegó gracias al apoyo de sus escuelas, padres y cooperadoras. Los participantes destacaron el recibimiento de la escuela anfitriona.



 

Comentarios