Cartas de lectores
Martes 24 de Mayo de 2016

Una obligación moral

No sólo pueden desaparecer personas, también pertenencias materiales de ellos, como le ha sucedido a la sociedad argentina.

No sólo pueden desaparecer personas, también pertenencias materiales de ellos, como le ha sucedido a la sociedad argentina. Si usted cree que hay cuentas bancarias, propiedades, automóviles, barcos, aviones u otros bienes, en el país o el exterior, que podrían ser hijos de la corrupción "k", no dude en denunciarlo al "cero ochocientos década robada", es una obligación moral en defensa de los derechos humanos de los millones de pobres e indigentes y en memoria de los niños que murieron desnutridos, a quienes durante 12 años les quitaron el derecho a una vida digna, o la misma vida a otros. Para identificar a los autores no se necesitan investigaciones judiciales, siempre estuvieron a la vista de toda la sociedad y hoy apenas comenzamos a tener idea de la monstruosa magnitud del latrocinio. Mientras vastos sectores de la sociedad se hundían progresivamente en el atraso y sin esperanzas de un futuro promisorio, los corruptos acumulaban bienes mal habidos en nombre de la inclusión social, declamada como un beneficio otorgado por la voluntad generosa de la pareja presidencial.

Emilio Zuccalá


Comentarios