El Mundo
Miércoles 08 de Junio de 2016

Una nueva marcha opositora termina en represión en Venezuela

Un cordón de policías con equipos antimotines impidió ayer una marcha de la oposición venezolana hasta el Consejo Nacional Electoral (CNE) para exigir un cronograma que active el referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro.

Un cordón de policías con equipos antimotines impidió ayer una marcha de la oposición venezolana hasta el Consejo Nacional Electoral (CNE) para exigir un cronograma que active el referéndum revocatorio del mandato del presidente Nicolás Maduro. Es la tercera marcha opositora que la policía impide en un mes, con miras a reclamar al CNE la fecha para la validación de las firmas de electores presentadas para pedir la consulta.

La manifestación avanzó unos metros desde el punto de concentración en la urbanización Bello Monte, en el este de la ciudad, pero la policía contuvo a los participantes y los dispersó disparando gases lacrimógenos. Sin embargo, la marcha encabezada por el líder opositor Henrique Capriles y varios diputados se desvió hacia una autopista en busca de otro rumbo hacia el CNE, lo que provocó la movilización de las fuerzas del orden a otros puntos y una nueva descarga de gases.

Hoja de ruta. La protesta se realizó en espera de una reunión entre el directorio del CNE y la alianza opositora Mesa de Unidad Democrática (MUD), en la que se definiría una hoja de ruta hacia el referéndum. En la marcha, Capriles conversó con los jefes del operativo policial, sin lograr que abrieran el paso a los manifestantes. Capriles criticó el despliegue policial y militar, que comparó con un escenario de "guerra" y dijo que es muestra del "miedo" de Maduro a someterse a la consulta popular. Las autoridades recordaron que la sede del CNE, en el centro de Caracas, fue declarada zona de "seguridad" por un fallo judicial, por lo que se prohibieron las manifestaciones en sus alrededores.

La oposición ya había intentado marchar en dos ocasiones hasta el CNE para exigir que se anuncie una fecha para la validación de las firmas entregadas el 2 de mayo pasado. La validación, que es el siguiente paso del proceso, debió realizarse cinco días después de su entrega, según los reglamentos electorales. La oposición entregó 1.850.000 firmas, casi 10 veces el requisito de uno por ciento del padrón electoral, o 195.721. El referéndum revocatorio puede activarse este año, ya que el mandato de Maduro de seis años llegó a la mitad.

Una misión de tres ex presidentes iberoamericanos encabezada por el español José Luis Rodríguez Zapatero procura acercar al gobierno y la oposición de Venezuela para que se abran al diálogo.

Comentarios