Edición Impresa
Sábado 27 de Septiembre de 2014

Una nueva ley para Santa Fe

La Fundación Igualar organizó este martes, en su sede, un panel sobre el "Proyecto de modificación de ley de fitosanitarios", referido a la utilización de agroquímicos en las fumigaciones. El ingeniero agrónomo Carlos Manessi, de la multisectorial «Paren de Fumigarnos» y José María Tessa, diputado provincial de Nuevo Encuentro-FPV, explicaron los avances del proyecto en la legislatura provincial, que ya cuenta con aval de la comisión de Agricultura.

La iniciativa de modificar la ley número 11.273, buscando frenar la fumigación con agroquímicos sobre zonas urbanas y escuelas rurales partió de la multisectorial «Paren de Fumigarnos». Manessi forma parte de esta ONG y así explicó que "si la sociedad no se hace cargo de lo que está sucediendo con el modelo productivo basado en químicos, va a ser muy difícil cambiar nuestra realidad. Estamos hablando de lo que está sucediendo en la salud de nuestros vecinos y de nuestro ambiente", dijo.

Respecto de la dimensión que adquirió este modelo económico, Manessi expresó que "no podemos negar que económicamente le ha ido bien al país. Pero cuando hagamos los números de los costos que tiene este modelo de producción —en salud, por citar el punto de mayor injerencia— creo que van a ser en rojo. Pueblos en el sur de nuestra provincia triplican el número de enfermos de cáncer respecto de la media nacional. Hay epidemia de enfermos de tiroides, la primera defensa que tiene el cuerpo cuando recibe el impacto de productos que dan vuelta en el ambiente. En el balance, habría que ver si esto es tan rentable como se dice", indicó.

La ONG de la que Manessi forma parte se fundó, según explicó, en el conocimiento empírico. "Nos decían que los productos eran inocuos, que podíamos tomar un vasito de glifosato sin problemas. Es una locura", indicó. Frente a la situación, la multisectorial fue a la letra chica. "Nos encontramos que la ley permite que suceda lo que está sucediendo, que fumiguen hasta la puerta de tu casa. Por eso la urgencia de que en esta provincia se pueda discutir una nueva ley, que reemplace a la de 1995. En su momento fue una buena ley pero después de 20 años ha quedado desactualizada. Es anterior al ingreso de la soja transgénica, al monocultivo y no contempla todos los impactos mencionados", agregó.

FUMIGACIONES. "Del 100 por ciento de lo que deja el avión, sólo el 40 por ciento llega al blanco", advirtió Manessi y señaló que "el resto es deriva por el viento".

Según indicó, "las fumigaciones aéreas son incontrolables y hay que ser consciente de que nadie está exento de sus efectos. Por eso están prohibidas en Europa". Mientras tanto, "a 10 kilómetros del Monumento a la Bandera se están realizando fumigaciones aéreas (Alvear, Pueblo Esther, General Lagos)", acusó.

El nuevo proyecto de ley pasó ahora a la comisión de Medioambiente. "Queremos discutir con los diputados y darle nuestros pareceres. Es un tema a-partidario, la salud de la gente está por encima de todo, tanto como la salud del ambiente", finalizó Manessi.

EN LA LEGISLATURA. Quien vehiculizó la iniciativa es el diputado José María Tessa (Nuevo Encuentro), contando con las firmas de Eduardo Toniolli, Jorge Abello, Darío Vega y Oscar Daniele. Las principales modificaciones que se plantean a la ley son la prohibición de las fumigaciones aéreas en toda la provincia; restringir las fumigaciones terrestres a una distancia no menor a 800 metros de centros poblados y zonas sensibles, y de

1 .000 metros de escuelas rurales; y priorizar las áreas libres de agroquímicos para la producción de alimento humano y de agricultura familiar y agroecológica.

El diputado fundamentó así su involucramiento con el proyecto: "Esto no es un problema de algunos sino de todos, y entonces es un problema de la política". Asimismo, reconoció que la política también es un juego de intereses y, en ese sentido, lo que está en juego es la modificación del modelo productivo en sí. Pero "¿cómo hacemos para lograrlo en un país cuya economía funda sus ingresos en la soja?", se preguntó. La propuesta se erige sobre un modelo agroecológico basado en la agricultura familiar que permita ir avanzando sobre el modelo agroindustrial. "Hay pruebas de que la rentabilidad es similar", señaló.

Como político, Tessa entiende que su deber es "sintetizar los intereses del público". En este sentido, el diputado señala que hay un cambio significativo en la sociedad: "Noto que es un problema que empieza a encarnarse en la gente. Se va avanzando en los niveles de concientización popular".

Acerca de los alcances de la propuesta, Tessa afirmó: "No avanzamos por el todo, pero avanzamos significativamente. Generar espacios de resguardo, prohibir las fumigaciones aéreas. Decimos a los productores que no van a perder rentabilidad sino que van a tener que trabajar más. Pero me parece que el fin lo merece".

En el debate con el público, Manessi reconoció que "los principales responsables de esta cultura en los productores somos los ingenieros agrónomos por la desaprensión con que tratamos el tema y las recomendaciones facilistas".

Sobre las buenas prácticas agrícolas como alternativa, uno de los asistentes ironizó: "Hablar de buenas prácticas, cuando estamos frente a un tóxico, es como hablar de bombardeos preventivos en Gaza".

Hacia el final, los expositores refirieron que "en la Cámara de Diputados no debe haber un proyecto de ley más conflictivo que la ley de fitosanitarios", rescatando que así y todo, están logrando "sacarlo adelante".

Comentarios