Información general
Martes 16 de Agosto de 2016

Una niña pakistaní murió por tomarse una selfie y también sus padres al intentar rescatarla

La chica de 11 años resbaló y cayó al caudaloso río Kunhar. Su madre y su padre no pudieron auxiliarla también y fallecieron.

Una niña paquistaní de 11 años cayó a un río cuando trataba de hacerse una selfie y se ahogó, al igual que sus padres cuando trataban de socorrerla, según anunciaron la policía y la administración local.
La tragedia se produjo en el Kunhar, una corriente de agua que atraviesa la provincia de Khyber Pakhtunkhwa, cerca de la aldea de Beesian, una zona turística montañosa a 200 kilómetros al norte de Islamabad.
Este río, profundo y turbulento, es muy apreciado por los aficionados al descenso en aguas bravas.
"La niña intentaba hacerse una selfie junto a la orilla y resbaló", explicó un policía, Arshad Khan. Otros turistas presenciaron el accidente.
La madre saltó al agua para tratar de salvarla, pero fue arrastrada por la corriente. "Al ver a la vez a su esposa y su hija ahogarse, el padre también se lanzó al agua, pero él también falleció", añadió Khan.
Los cuerpos de la madre y la hija fueron recuperados, mientras que el padre aún no ha sido encontrado.
Ambos progenitores eran médicos en la provincia del Punjab y estaban de vacaciones. Tenían otros dos hijos, una niña de nueve años y un niño de seis, quienes se encontraban presentes durante el accidente.
"Ambos están bajo la protección de la administración local y serán confiados a sus parientes en cuanto estos lleguen", precisó.
Un responsable local señaló que las autoridades habían dispuesto carteles desaconsejando aproximarse al río, donde cada año se ahogan varias personas, especialmente turistas "venidos de afuera, que no se dan cuenta de la profundidad".
Con la expansión del uso de los smartphones, cada año mueren más personas tratando de hacerse selfies. En el último mes y medio, dos turistas (un surcoreano y un alemán) murieron en Perú mientras trataban de sacarse una foto.

Comentarios