Información Gral
Jueves 15 de Septiembre de 2016

Una nena de 10 años que apareció descuartizada había sido violada por orden de su madre

El hecho se dio en Albuquerque, Estados Unidos. La madre de la menor señaló que no lo hacía "por dinero, sino por placer".

Conmoción en Albuquerque por una madre que pedía que abusaran sexualmente de su hija de 10 años delante de ella. Michelle Martens, una mujer de 35 años, confesó que lo hacía a través de un portal de citas en internet y aseguró que no lo hacía "por dinero, sino por su propio placer".
Su macabro gusto acabó con la vida de su hija el pasado mes de agosto de una forma tan brutal en un piso de Albuquerque (Nuevo México, EEUU), que el portavoz policial pidió entonces a los ciudadanos que llevaran en sus pensamientos a los trabajadores de los servicios de emergencias: "Lo que estos caballeros y mujeres vieron no lo debería tener que ver ningún ser humano nunca".
Una madrugada a finales de agosto, una nube de humo salía del baño en el que los agentes encontraron el cuerpo de la pequeña Victoria Martens descuartizado, relató el diario Albuquerque Journal. Habían prendido fuego a la niña de diez años, que yacía en la bañera de un piso en esta ciudad; algunas partes de su cadáver estaban en una bolsa de plástico guardada en el cesto de la colada y había sangre en su dormitorio.
Los investigadores acusan a su madre (Michelle Martens, 35 años), al novio de ésta (Fabian Gonzales, 31) y a la prima de él (Jessica Kelley, 31) del horrible crimen. Los tres se encuentran detenidos desde entonces y se sentarán en el banquillo este viernes.
La madre y Gonzales -que se encontraba en libertad condicional- declararon a la policía en agosto que se conocieron a través de una portal de citas un mes antes. Gonzales aseguró entonces que era inocente y culpó a Kelley.
Por su parte, Michelle Martens afirmó al día siguiente de suceso que observó cómo Gonzales y Kelley inyectaban metanfetamina "para calmarla" y poder abusar sexualmente de ella. Según ella, después Gonzales estranguló a su hija y Kelley la apuñaló. Ambos primos descuartizaron después a su víctima, de acuerdo con el testimonio de Martens.
"Este homicidio es el acto diabólico más macabro que he visto nunca en mi carrera profesional", comentó el jefe de policía Gorden Eden a los medios tras descubrir el crimen, que calificó de "una falta de respeto absoluta por la vida humana y la traición de una madre".
Michelle Martens confesó que antes del crimen que acabó con la vida de su hija ya había permitido a otros hombres que cometieran agresiones sexuales contra Victoria y otro niño de la familia.

Comentarios