La ciudad
Viernes 07 de Octubre de 2016

Una multitud despidió en Tucumán al cura Viroche y exigió justicia

Los restos del cura Juan Viroche, encontrado ahorcado en la parroquia de la localidad tucumana de La Florida después de haber protagonizado una lucha contra el narcotráfico y la inseguridad en la zona, fueron despedidos ayer por una multitud emocionada.

Los restos del cura Juan Viroche, encontrado ahorcado en la parroquia de la localidad tucumana de La Florida después de haber protagonizado una lucha contra el narcotráfico y la inseguridad en la zona, fueron despedidos ayer por una multitud emocionada.

Al grito de "justicia, justicia", vecinos y fieles de la zona resaltaban la tarea pastoral del religioso y descreían del resultado de la autopsia, que dictaminó que se trató de un suicidio.

A las 15, el féretro salió de la iglesia Nuestra Señora del Carmen de la localidad de Wenceslao Posse, donde desde el miércoles a la noche se realizó el velorio, envuelto en una bandera papal y una de San Martín, club del que era fanático.

La misa fue oficiada por el arzobispo Alfredo Zecca, quien estuvo acompañado por el obispo de Concepción, José María Rossi, y por el cardenal Luis Villalba.

Entre lágrimas, muchas personas, en su mayoría mujeres y niños, siguieron con respeto el velorio del sacerdote, aunque algunos abuchearon a Zecca por considerar que había abandonado a Viroche quien, por miedo, le había solicitado su traslado.

"Es falsa la denuncia de que lo abandoné. Puedo entender que los fieles lo digan porque están exaltados. En primer lugar, siempre acompañé a los sacerdotes. Con el padre Viroche tuve siempre una actitud paternal y un trato fraterno", explicó el arzobispo.

El cuerpo del sacerdote fue hallado este miércoles por la mañana con una soga anudada al cuello y colgando de una viga de su parroquia. Por la tarde se confirmó, según el estudio que realizaron los médicos forenses, que el cuerpo del religioso no presentaba señales de violencia, ni ningún indicio que haga suponer que fue asesinado, y por eso se empezó a contemplar la posibilidad del suicidio.

Sin embargo, debido a las denuncias que realizó y a las amenazas que recibió, la gente de La Florida no cree que el sacerdote se haya quitado la vida de manera voluntaria.

"El padre fue asesinado y están inventando que tenía mujeres para ensuciarlo", dijo una vecina de La Florida. Otra lugareña sostuvo que "todo esto es una pesadilla, queremos justicia y que se sepa la verdad, lo que están diciendo es todo mentira".

El fiscal Diego López Avila analiza la hipótesis de que el cura se ahorcó por cuestiones sentimentales: una testigo habría afirmado que mantuvo una relación amorosa con el sacerdote hasta marzo, aunque desmintió estar embarazada, como lo afirmaban algunas versiones.

Comentarios