Brexit
Domingo 03 de Julio de 2016

Una multitud de británicos se manifestaron en contra del "Brexit" por las calles de Londres

Los participantes de la marcha, calculados en 40.000, reclamaron al Parlamento que invalide el resultado del referéndum

Decenas de miles de personas recorrieron ayer las calles de Londres para protestar contra el "Brexit" con banderas europeas y la consigna "Yo quiero a la UE". Según la BBC, la protesta congregó a unas 40.000 manifestantes, la mayoría gente joven. Paralelamente, la reina Isabel II llamó a la calma en tiempos difíciles. Los organizadores pidieron al Parlamento que invalide el resultado del referéndum en el que se aprobó la semana pasada la salida de la Unión Europea (UE) pues consideran que el futuro de Reino Unido está dentro del bloque. Más de cuatro millones de británicos han firmado entre tanto una petición online para que se celebre un segundo plebiscito. No obstante, el comité responsable de tramitarlo en la Cámara baja ha manifestado dudas de que todas las firmas sean válidas y habla de "actividades sospechosas". Además, todos los políticos de primera línea en Londres coinciden en que no hay vuelta atrás. El mandato de 17 millones de personas (en torno al 52 por ciento) que dieron su voto a favor del "Brexit" debe aplicarse. Sin hablar específicamente del "Brexit", la reina subrayó durante el acto de inauguración de las sesiones del nuevo Parlamento escocés en Edimburgo que es necesario "permanecer en calma y serenos". Precisamente en los momentos de rápidos cambios tiene que haber "suficiente espacio para pensar y reflexionar en calma". Tradicionalmente, la jefa de Estado no se pronuncia sobre los temas políticos de actualidad.

Se busca premier. Los conservadores, por su parte, continúan buscando un sucesor al primer ministro, David Cameron, quien tras su derrota en el referéndum anunció su dimisión en los próximos meses. Mientras tanto, aumenta la presión contra el líder de la oposición, el laborista Jeremy Corbyn, para que dimita. Según la BCC, varios pesos pesados del partido quieren una salida honrosa para el político de 67 años. Pese a haber perdido una moción de censura de sus propios diputados, Corbyn se niega a renunciar porque las bases lo eligieron en el cargo en septiembre pasado con un 60 por ciento de apoyo y no quiere decepcionarlas. Sus críticos temen que los laboristas no puedan ganar las próximas elecciones con él al frente.

Los ministros Theresa May (Interior) y Michael Gove (Justicia), ambos rivales en la carrera por la sucesión del primer ministro David Cameron, anunciaron que no iniciarían el proceso de "Brexit" antes de finales de 2016 o incluso en 2017, provocando reacciones de indignación como la del presidente francés, François Hollande.

Doble traición. Entre los conservadores, la ministra de Interior, Theresa May, de 59 años, se sitúa como favorita a la sucesión de David Cameron: cerca de un centenar de diputados le dieron su apoyo, contra la veintena que respalda a Michael Gove, según los medios británicos. El ministro de Justicia Gove acabó con la carrera política de un primer ministro y la de alguien por el que todos apostaban como el próximo premier. Su convicción antieuropea lo llevó a enfrentarse a su viejo amigo David Cameron y a alinearse con los partidarios del "Brexit". Gove ganó, y su victoria le costó el cargo a Cameron. Por el camino, hizo un nuevo amigo, el ex alcalde de Londres Boris Johnson, al que prometió acompañar a Downing Street. Pero el jueves le soltó la mano y lo forzó a no presentar su candidatura, lo que le ha valido numerosas enemistades en el partido, del que un 60 por ciento votó por la permanencia en la UE.

Aunque el sucesor de Cameron debe ser nombrado el 9 de septiembre, hay quienes, desde el partido conservador, piden que se instale a Theresa May al frente de la formación, sin esperar al voto de los 150.000 militantes.

Por su parte, la reina Isabel II abrió ayer la quinta sesión del Parlamento escocés sin hacer la mínima alusión al "Brexit" durante su discurso. La premier escocesa, Nicola Sturgeon, se contentó con cerrar su intervención lanzado el mensaje de que Escocia seguirá "jugando su rol en una Europa más fuerte". El 62 por ciento de los escoceses votaron a favor de quedarse en la UE el 23 de junio y Sturgeon ha puesto sobre la mesa la posibilidad de una nueva consulta sobre la independencia de la nación.

Comentarios