Edición Impresa
Sábado 30 de Junio de 2012

Una muestra de fotos que le hace frente a la adversidad y regala belleza humana

La armaron estudiantes de la Escuela San Juan Diego del barrio Toba. Quieren ofrecer otra mirada de dónde viven

"Soy Carolina, tengo 19 años y vivo en el barrio desde que nací. Mis padres hicieron mi casa poco a poco, año a año, así construyeron un hogar cómodo, con dormitorios, baño y comedor. Hoy soy madre de Leila. Quiero que ella tenga una casa donde pueda dormir calentita y jugar en el piso limpio, que pueda vivir en un lugar donde no se enferme por agarrar frío o calor en la noche o en el día. Pienso en su futuro y quiero que pueda salir adelante. Sé que puede salir adelante". El texto está al pie de una de las imágenes que integran la muestra de fotografías realizadas por estudiantes de 4º y 5º año de la Escuela San Juan Diego, del barrio Toba. Una iniciativa, que como explican los mismos protagonistas, se propone ofrecer otra mirada del barrio donde viven. La exposición se puede visitar hoy en Moreno y el río Paraná, a partir de las 13.

El patio escolar parece más amplio que lo real. Quizás porque las dimensiones son las que van ofreciendo cada palabra, cada gesto y sobre todo cada una de las fotografías expuestas en el lugar. Sus autores son alumnos de 4º y 5º año de la escuela ubicada en Reconquista al 2000, en el llamado barrio Toba (a metros de la vía y de Juan José Paso). Retrataron el barrio como lo ven, como lo desean y colgaron debajo de cada imagen un texto que habla de lo fotografiado, invitando a los que quieran a dejar sus impresiones.

El jueves pasado inauguraron esta exposición en el interior de la escuela, acompañados por docentes, padres, compañeros de estudio y los chicos de la primaria. Pero como aspiran a "salir del barrio", la muestra se podrá recorrer hoy entre las 13 y las 17 en una carpa instalada por un grupo de estudiantes de la Facultad de Medicina (UNR), a través de un proyecto de extensión universitaria.

Otros ojos. Marisa González es la directora de esta secundaria que reúne a 120 estudiantes y funciona en el mismo edificio de la primaria (con casi 400 chicos). Explica que es una escuela de gestión privada a la que el único subsidio que les llega es el de los sueldos. Por eso las donaciones y aportes son siempre más que bien recibidos.

"La idea es mirar al barrio con otros ojos", resume la docente sobre el proyecto iniciado a partir del acto del 24 de Marzo pasado, donde quisieron continuar el debate sobre los derechos humanos. "La foto permite detenerse y observar detalles de las escenas. En cada imagen hay voluntades, ideas, sentimientos. Se ven las intenciones de que las cosas mejoren", se explaya la directora.

El proyecto se concretó desde las horas de filosofía, formación ética y ciudadana, y ciencia política, a cargo del profesor Fabio Dri, con la colaboración de todos los docentes de la escuela, entre ellos el de economía, Diego Contreras. Primero fueron charlas, luego algunas clases básicas sobre fotografía y después los recorridos por el barrio. La cámara profesional que usaron es la particular del profesor Dri.

"Luces y sombras. Palabras y silencios. Llamamos así a la muestra porque vivimos una realidad de contrastes, y lo que buscamos es poder ponerles palabras a las imágenes y silencios", expresa el profesor y agrega que la pretensión es que los chicos puedan ofrecer la propia mirada del barrio, que no es siempre la que les devuelven los medios y la sociedad. También poner en debate el alcance de derechos básicos como la educación, la salud, la vivienda o el trabajo.

"Tomando lo que pasa en el Facebook, donde alguien cuelga una imagen y otros escriben, nosotros colgamos una birome a cada foto y dejamos un papel, para que los que quieran expresen qué les sugieren los trabajos", dice y cuenta que el proyecto entusiasmó tanto que para el año que viene piensan armar un taller de fotografía y cine.

"Muchos vienen de afuera a trabajar adentro del barrio, ahora somos nosotros los que desde aquí queremos contar, siendo autores de nuestro proyecto", concluye un grupo de estudiantes sobre los objetivos de esta experiencia.

Entre ellos está Bárbara, alumna de 5º año, que orgullosa comparte la foto que le tomó a una mujer mayor aprendiendo en un centro de alfabetización: "Me pareció buena porque refleja otras posibilidades para las mujeres, que siempre están cargando hijos o limpiando". Esa misma idea de transmitir otra mirada de las mujeres del barrio la tomaron varias chicas, como Rocío que habló de "las mujeres que tienen aguante" con la vida.

Imágenes. Gustavo y Carlos eligieron retratar un patrullero de recorrida, también para hablar de lo que padecen por ser jóvenes. "No queremos que nos lleven por «portación de cara», ni por tener la piel oscura", expresaron en su texto.

Jazmín de 4º año fue quien captó a Carolina amantando a su hijita Leila. "La ví, me gustó la imagen y además me permitió hablar de lo que pasa con muchas chicas en el barrio, donde falta educación sexual. La escuela nos enseña, pero no alcanza", dice la adolescente y señala el texto que escribió donde habla de embarazos adolescentes y de quienes para no quedarse solas eligen tener un bebé, entre otras realidades

Para realizar las tomas, salieron en grupo por el barrio, algunos eligieron las calles; otros, a chicos jugando para hablar de los derechos de la infancia, y hasta una de las alumnas posó con una de las flores que crecen cerca de la vía. "Tomé una flor y el profe me sacó la foto", cuenta Gisela que además dejó escrito debajo de la imagen: "A pesar de todo lo que nos pasa, los jóvenes tenemos buenos deseos, buscamos la belleza y es eso lo que tenemos para ofrecer".

Comentarios