Edición Impresa
Viernes 30 de Diciembre de 2011

Una mirada sobre el oficio del antropólogo

Rosario fue elegida como sede del Congreso Argentino de Antropología Social. Ya se prepara para el 2013.

"Rosario ha sido elegida como próxima sede del Congreso Argentino de Antropología Social que se realizará en el 2013, hecho que nos honra". Así lo confirmó la directora de la Escuela que esta disciplina tiene en la Facultad de Humanidades y Artes de la Universidad Nacional de Rosario, Gloria Rodríguez. Y redobló el entusiasmo por el ingreso de la revista de esta casa de estudios, al Catálogo de Latindex para integrar el Núcleo Básico de Revistas Científicas Argentinas. Para la docente, el marco del anuncio es además un buen escenario para reflexionar sobre la producción del conocimiento.

"La Universidad latinoamericana y la Argentina fueron fruto de grandes movimientos de democratización arracimados en la Reforma Universitaria de 1918, y nutridos por generaciones de pensadores provenientes de distintas clases sociales que fueron productores de pensamiento crítico", argumentó Rodríguez. Pero advirtió sobre el riesgo que representa el hecho de que, como producto de la revolución conservadora, el conocimiento se haya transformado en el producto de una labor tecnocrática y fragmentaria. "Es más, se constituye, fundamentalmente, como una mercancía", enfatizó.

Y señaló que "esta situación se ha ido haciendo sangre desde el triunfo ideológico del neoliberalismo de la década del noventa, cuyas políticas impulsadas por el Banco Mundial, llevaron a que los investigadores debieran adecuar sus trabajos y metodologías a las agendas imperantes, so pena de quedar afuera del sistema". Es justamente este escenario el que en su opinión permitió que la producción científica se fuera enajenando, esto es extrañando de las necesidades del conjunto de la sociedad y el conocimiento comenzó a alojarse en "los albergues de la vacuidad".

Crisis mundial. ¿Cómo se desanda esto? interroga Rodríguez. Consideró que si bien la actual coyuntura del Mercosur es favorable, no debemos olvidar que estamos inmersos en una gran crisis económica mundial. "El neoliberalismo ganó la batalla ideológica, particularmente con la mercantilización de la vida social, pero no ha podido superar sus contradicciones económicas cada vez más recurrentes, colocándonos frente a lo que Alberto Pla (1997) llamó, una crisis de dimensión civilizatoria", argumentó.

Y enumeró algunos de los procesos que constituyen este escenario de lo que consideró como una intensa mercantilización de la vida. "El planeta se está destruyendo con las guerras del agua, en acto o potenciales, la destrucción de los recursos naturales a través del envenenamiento de la tierra y el agua por la minería a cielo abierto, la codicia desmesurada, en nuestro país particularmente con la desmedida producción de soja, el aumento del racismo y la discriminación", señaló.

Producir conocimiento. La Escuela de Antropología está organizada en cuatro departamentos: antropología sociocultural, arqueología, lingüística y bioantropología, especialidades en las que se producen numerosas líneas de investigación. El quehacer antropológico se condensa en la docencia, en el desarrollo dentro de instituciones estatales, provincial y municipal, pero también en el ámbito privado.

La Escuela de Antropología integra, además, el Programa "Red Entre Universidades Latinoamericanas Para la Elaboración y Fortalecimiento de Programas de Innovación y Transferencia" (Ministerio de Educación, Secretaría de Políticas Universitarias), junto a la Facultad de Filosofía y Letras de la UBA y las Universidades de la República de Uruguay, Bolivariana de Venezuela, Católica de Pelotas (Brasil), General Sarmiento y Autónoma de México, San Andrés de Bolivia, de Luján y de Lanas.

Comentarios