Edición Impresa
Jueves 17 de Marzo de 2016

Una medida que deja a muchos sin descanso

La ley de descanso dominical versión rosarina que podría aprobarse hoy en el Concejo terminó siendo cualquier cosa menos eso.

La ley de descanso dominical versión rosarina que podría aprobarse hoy en el Concejo terminó siendo cualquier cosa menos eso. En un intento de ser más minucioso, podría pensarse que se acerca más a una norma de defensa de la competencia, porque, en definitiva, termina protegiendo a los pequeños comerciantes de sus contrincantes, siempre poderosos, grandes superficies (hipermercados, megamercados).

Sin embargo, ¿alguien consultó a los trabajadores de este último sector, que dejarán de percibir doble jornal u otros beneficios por concurrir un domingo a cumplir sus tareas? ¿O serán los supermercadistas locales, que en principio avalaban la ordenanza, quienes se harán cargo de ellos? La entidad dice combatir las embestidas de los grupos nacionales que quieren insertarse en la ciudad. Claro, son precisamente esos holdings los que más venden y mayor concurrencia de público tienen cada domingo en Rosario.

Para el Sindicato de Empleados de Comercio lo que se hará en la ciudad es un buen comienzo. Sus responsables creen que, con el tiempo, la ley será total en Rosario. Una vez más cabe la pregunta: ¿no hubiera sido mejor batallar por su cumplimiento completo en vez de abocarse a "amparar" solamente a los trabajadores de Coto y Carrefour, entre otros, obligando a los mercantiles de los súper más chicos y decenas de otros rubros a seguir prestando tareas? ¿Tuvieron ellos la posibilidad de emitir su opinión? Porque lo que terminará por ocurrir huele más a un acuerdo local que a la verdadera defensa de los empleados.

Comentarios