la_region
Sábado 23 de Julio de 2016

Una joven y sus dos hijos de un año y medio murieron por inhalación de gas

Ocurrió en un departamento de San Lorenzo. Todo indica que fue por monóxido de carbono. Se habían mudado hacía poco.

Una tragedia enlutó a la ciudad de San Lorenzo, donde una mujer de 23 años y sus pequeños mellizos de uno y medio fueron hallados sin vida, todo indica que por una intoxicación con monóxido de carbono.

El terrible hallazgo lo hizo el padre de la familia, Augusto Franco, un efectivo de Prefectura que volvía de su guardia a su domicilio de San Martín 2020 y se encontró, a las 6.30 de la mañana, con su esposa Jessica Mabel Esquivel y sus pequeños Gael y Alex desvanecidos. El hombre habría intentado reanimarlos, pero ya era tarde.

En el lugar no había ningún rastro de violencia, tampoco los cuerpos habrían sufrido agresiones, lo que hizo pensar inmediatamente en una intoxicación con monóxido de carbono, o con gas natural.

Según pudo saberse, cuando Franco entró, encontró a su mujer en el suelo del primer ambiente al que se ingresa al departamento, donde había un colchón y un televisor, ya que la familia venía de una reciente mudanza y se estaba acomodando. Los niños estaban en una habitación, sobre la cama.

En la cocina, las hornallas estaban encendidas, ya que hasta el momento era la manera que tenían de calefaccionarse. Es que la familia llevaba pocas semanas en el departamento, el 1º D del viejo edificio de cuatro pisos ubicado en una de las ochavas de San Martín y Tucumán, en zona semicéntrica, a apenas seis cuadras al norte de la tradicional esquina de los bancos. Los Franco son oriundos de Paso de los Libres, en Corrientes, y habían sido trasladados para cumplir funciones en la Prefectura de San Lorenzo.

Fallas. La policía y los bomberos zapadores de la ciudad se hicieron presentes en el lugar, donde retiraron los cuerpos, que fueron trasladados al Instituto Médico Legal de Rosario para practicarles las autopsias.

El fiscal Leandro Lucente también fue al edificio junto con un gasista matriculado para constatar el estado de las instalaciones. Según las primeras observaciones, el departamento tenía dos rejillas de ventilación, aunque una estaba mal colocada —con las paletas hacia arriba— y la obra, obstruida por un electrodoméstico, algo que fue advertido por el gasista. La casa daba todas las muestras de una mudanza reciente, porque la familia evidentemente todavía no había podido terminar de acomodar todas sus pertenencias.

En el lugar también se constató que la válvula de corte del piloto del calefón no funcionaba correctamente. Horas más tarde, Franco explicó que tenían problemas con el aparato.

Ya por la tarde, Lucente reveló a LaCapital que el informe preliminar de la autopsia dio cuenta de una intoxicación por monóxido de carbono, un gas letal que se genera por mala combustión. "El resultado final que dará la certeza en un ciento por ciento surge de un estudio de laboratorio, pero todo indica que fue por monóxido", afirmó. El mismo fiscal dio cuenta de la presencia de las dos rejillas y de la obstrucción de una de ellas, así como de la presencia de las hornallas encendidas y una posible falla en el calefón.

Aunque no pudo confirmarse, las víctimas serían llevadas a Pasos de los Libres, de donde proviene la familia. Ayer, testigos dieron cuenta de la presencia de efectivos de Prefecturas, compañeros de la pareja, que se acercaron al lugar a mostrar su solidaridad y prestar colaboración.

Letal. El monóxido de carbono es un gas muy peligroso producto de una combustión incompleta, originada en el mal estado de las instalaciones, insuficiente ventilación o instalación de artefactos en lugares inadecuados.

Por ser incoloro, inodoro e insípido no es detectable, lo que lo hace muy tóxico y peligroso. La víctima no lo advierte, se desvanece y muchas veces pierde la vida.

Cuando el monóxido de carbono ingresa al organismo, se combina con la sangre a través de los pulmones mucho más fácilmente que el oxígeno. La exposición al monóxido de carbono aún por un período breve, produce daños irreparables: unas pocas partículas alteran el funcionamiento del sistema nervioso y provoca desde cambios de humor y cefaleas permanentes hasta lesiones neurológicas. Una persona expuesta a un ambiente contaminado con apenas 600 partes por millón de monóxido de carbono en tres horas puede fallecer.

Según explican desde el Enargás, los fallecimientos por monóxido de carbono suelen ser atribuidos a escapes de gas. Sin embargo, el organismo aclara que el gas natural (metano) no es tóxico, en el sentido académico de la palabra. Las moléculas de metano no son solubles en agua por lo que no pasan a la sangre a través de las mucosas pulmonares; pero sí es asfixiante, esto es, cuando desplaza al aire del ambiente.

Entre otras consideraciones, el organismo advierte que el uso de hornallas y hornos de la cocina para calefaccionar los ambientes es sumamente peligroso, y que es indispensable que las salidas de los gases al exterior estén libres de obstrucciones y colocadas en forma reglamentaria.

Comentarios