Newell's
Lunes 20 de Junio de 2016

Una jornada en paz, de democracia absoluta

El pueblo leproso, desde los jóvenes hasta los vitalicios, eligió presidente

Un día pleno, de democracia absoluta. El domingo 19 de junio, Día del Padre, el pueblo leproso se manifestó en las urnas. Y eligió a un nuevo presidente después de siete años y medio. Hubo una variedad importante de opciones con seis apellidos que pretendían imponerse en la carrera presidencial. Después de una extensa jornada salió el elegido que comandará los destinos de la entidad por cuatro años. El dato distintivo fue el comportamiento ejemplar que hubo a lo largo de toda la soleada jornada dominguera. Con una participación intensa que cumplió con las expectativas que tenía la junta electoral, que había pronosticado una concurrencia del treinta por ciento de los más de 32 mil socios en condiciones de sufragar (9.642 rojinegros).

Hubo una importante participación. Había necesidad de un cambio, al menos así lo pretendían los socios e hinchas y por algo se adelantaron las elecciones. Y ayer, antes de la hora programada para iniciar el día de votación, una larga fila colmaba una de las veredas del Coloso. Rafael Bielsa, una de las caras más reconocidas, a las 9.05 estaba en el lugar cumpliendo con la obligación de votar como lo había adelantado en una charla con Ovación días atrás. "Me hubiese gustado que se junten todos, que haya un ganador y lo vayan a buscar a Marcelo Bielsa", fue una de las frases que le entregó a este diario mientras aguardaba que los fiscales se acomodaran e iniciaran con el ritual de recibir a los socios.

En distintos horarios de la mañana fueron apareciendo todos los candidatos, que sufragaron y se mezclaron entre los hinchas. Por supuesto que permanecieron en el lugar charlando con cada uno de los leprosos que los divisaban y se acercaban para dialogar o sacarse una foto. Un poco de campaña, a la vez, para intentar seducir de última al electorado que estaba indeciso o con un par de nombres como opciones.

Por supuesto que la foto de la jornada la brindaron aquellos socios vitalicios y personas de edad que a pesar de ciertas dificultades igualmente no desperdiciaron la posibilidad de elegir una vez más un presidente de su amado club. La Vieja Amelia, una de las más conocidas, también dio el presente. Como siempre lo hace. No se pierde ningún partido y menos iba a dejar pasar esta chance de elegir a un candidato. Más allá de ser una institución para Newell's, no pudo sufragar en el primer intento porque se olvidó el documento y tuvo que esperar a estar en condiciones y cumpliendo con los requisitos solicitados.

Como hace siete años y medio, otra vez los leprosos vivieron una jornada democrática. Y el punto que sobresalió es que se desarrolló dentro de un clima de absoluta armonía, en paz y respetando el pensamiento de todos. Como debe ser. De ahora en más las diferencias que aparecieron en la campaña deberían quedar de lado y todas las fuerzas unirse por el bien común. En este caso Newell's.

Comentarios