Edición Impresa
Sábado 13 de Octubre de 2012

Una iniciativa para asegurar una educación de calidad y relevante

Tiene tres prioridades clave. Una es que en los próximos cinco años ningún chico esté sin escuela

La Educación ante Todo (traducción oficial de Education First) es el nombre de la nueva iniciativa mundial para la educación lanzada por el Secretario de Naciones Unidas, Ban Ki-Moon, en Nueva York, el 26 de septiembre de 2012, con oportunidad de la 67 Sesión de la Asamblea General de la ONU.

La Educación ante Todo se ha fijado tres prioridades para los próximos cinco años: (a) todo niño en la escuela, (b) mejorar la calidad de la educación, y (c) fomentar la ciudadanía global, a fin de desarrollar "la comprensión, las habilidades y los valores necesarios para cooperar en la resolución de los desafíos del siglo 21". La iniciativa identifica 10 acciones clave para que los países logren un cambio significativo en la educación.

La ONU cuenta para ello con la participación y el aporte financiero de gobiernos, agencias internacionales y comunidad empresarial. Se lanzó con más de 1.5 billones de dólares ya comprometidos para su ejecución. Se estima que se requerirán 24 mil millones de dólares por año para universalizar la educación primaria y secundaria.

Prioridad. La idea es colocar a la educación como una prioridad mundial y acelerar el progreso de los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM 2000-2015) y específicamente el Objetivo 2: "Lograr la enseñanza primaria universal" y su correspondiente Meta: "Asegurar que, en 2015, los niños y niñas de todo el mundo puedan terminar un ciclo completo de enseñanza primaria" (cuatro años de escolaridad, siendo el indicador "supervivencia al quinto grado"). En esa misma dirección apunta Completar la Escuela, otra reciente iniciativa mundial lanzada en 2010 por Unicef y el Instituto de Estadística de la Unesco (UIS), focalizada en 25 países, y cuyo objetivo es "Todos los niños en la escuela en 2015".

Todo indica que varios de los ODM no se cumplirán para el año 2015. En lo que respecta a la educación, se viene ya reconociendo que "las esperanzas son cada vez más débiles de que en 2015 se logre la educación universal, a pesar de que muchos países pobres han hecho tremendos avances". Más aun, Naciones Unidas alerta que, "sin un gran esfuerzo, existe el peligro real de que en 2015 más niños estén fuera de la escuela que hoy".

Dado que "la gran mayoría de los niños que no finalizan la escuela están en Africa subsahariana y el Sur de Asia", tanto los ODM como La Educación ante Todo ponen el acento en estas subregiones. Una región como América Latina y el Caribe, con una tasa de matrícula en educación primaria relativamente alta, con excepción de unos pocos países, no califica como prioridad en términos de acceso a la escuela pero ciertamente sigue teniendo una agenda pendiente en términos de calidad de la educación y de una educación orientada hacia el desarrollo de la ciudadanía, nacional y global.

¿Nueva postergación?Llama la atención que en su lanzamiento público esta nueva iniciativa de la ONU no haga referencia a la Educación para Todos (EPT), la iniciativa mundial para la educación coordinada por la Unesco, lanzada en 1990 en Jomtien, Tailandia, y cuyas metas también vencen en el 2015. Las seis metas de la EPT —mucho más amplias que la meta de educación de los ODM— incluyen no únicamente educación primaria sino educación básica para niños, jóvenes y adultos, desde el desarrollo infantil y la educación inicial hasta la educación básica de jóvenes y adultos. Esas metas no se cumplieron en el año 2000, según se evaluó en el Foro Mundial de Educación reunido en Dakar, donde se decidió precisamente postergar el plazo hasta el 2015. ¿Tendrán las Naciones Unidas y el mundo que admitir, otra vez, que las metas de la Educación para Todos no se han cumplido después de 25 años —un cuarto de siglo— de ejecución y monitoreo permanente?

Cualquier agenda post-2015 para la educación debe hacerse cargo de estos hechos y hacer una reflexión colectiva en torno a las dinámicas políticas, económicas, sociales, culturales, institucionales e interinstitucionales, que han llevado a estos resultados. No más de lo mismo. Es indispensable introducir cambios profundos hacia el futuro y repensar la educación y el aprendizaje de cara a las nuevas realidades y al emergente paradigma del Aprendizaje a lo Largo de la Vida.

(*) Artículo del blog: otra-educacion.blogspot.com

Comentarios