Edición Impresa
Martes 18 de Octubre de 2011

Una "guerra" de opereta en el Río de la Plata

Cuando Tabaré Vázquez, el ex presidente de Uruguay, declaró la semana pasada que en 2006 se preparó para una guerra con Argentina y le pidió auxilio a George W. Bush, desató una catarata de críticas que lo llevaron a retirarse de la política. Por ahora, al menos. Vázquez es por lejos el mejor precandidato que tiene el FA para mantenerse en la presidencia de Uruguay por otro período.  

Cuando Tabaré Vázquez, el ex presidente de Uruguay, declaró la semana pasada que en 2006 se preparó para una guerra con Argentina y le pidió auxilio a George W. Bush, desató una catarata de críticas que lo llevaron a retirarse de la política. Por ahora, al menos. Vázquez es por lejos el mejor precandidato que tiene el FA para mantenerse en la presidencia de Uruguay por otro período.

Parece fácil despachar a Tabaré por su gaffe, pero tal vez en su gesto haya algún grado de astucia que desde este lado del Río de la Plata no se percibe. En 2006 se vivía el peor momento del diferendo por las pasteras, con los puentes cortados por los ambientalistas argentinos. Vázquez había adoptado una línea de firmeza que fue muy apoyada por los uruguyayos. Uruguay había “primereado” con las pasteras, a partir de un medio sí otorgado por la Argentina, pero violando claramente los procedimientos establecidos por el tratado firmado en 1975 entre ambos países. Finalmente, el conflicto se encarriló ante los tribunales de La Haya, donde Uruguay obtuvo una neta victoria el 20 de abril de 2010. Meses después, en junio de ese año, se levantó el bloqueo del último puente que permanecía cerrado, el de Gualeguaychú.

Pero fue en ese clima de fuerte tensión de 2006 que Tabaré mandó a su precario ejército a cortar los yuyos en torno a la planta en construcción de Botnia y poner guardias en su perímetro. El único peligro real que temían no era por cierto una invasión militar argentina, sino que los ambientalistas de Gualeguaychú ensayaran un desembarco para ocupar la fábrica, como habían amenazado.

Ante el coro de críticas a ambos lados del Plata, Tabaré optó por presentar una breve carta de disculpas y de renuncia a sus conocidas ambiciones de ser reelecto en 2014. "A Vázquez lo está alcanzando la biología" ironizó el colorado Pedro Bordaberry, citando el latiguillo de Tabaré cada vez que lo consultaban sobre si iba a presentarse de nuevo ("si la biología lo permite..."). Pero Bordaberry, presidenciable también él, agregó: "no le creo nada...es como en el campito, cuando el dueño de la pelota se enoja y se va". Bordaberry dio el clavo de esta telenovela rioplatense: Tabaré no es un político jubilado, sino un postulante a la primera magistratura para el próximo turno presidencial. Darlo por renunciado, como linealmente hicieron muchos medios argentinos, es francamente naif. La futura competencia residencial asoma detrás del sainete. La cúpula del FA armó de urgencia un operativo clamor y le pidió que recapacitara. Sin embargo, Tabaré les hizo saber que por ahora no los recibirá. "Dije que no, que por ahora no", le respondió cortante al presidente del FA, Jorge Brovetto, cuando este insistió por teléfono en hacer una reunión orgánica.

Pero dentro del polifacético y variopinto FA hay varios que verían con interés una renuncia de Tabaré. La senadora Lucía Topolansky, esposa del presidente Mujica, sin ir más lejos, sería la postulante "natural" del MPP, el sector interno del FA que responde al presidente "Pepe" Mujica. Mientras el PS de Tabaré podría poner sus esperanzas en el vicepresidente actual, Danilo Astori. Pero ni una ni otro tienen una fracción de arrastre entre “la gente” que logra el oncólogo montevideano.

Vázquez y Astori representan al PS, el ala moderada del FA, mientras en el MPP y su Espacio 609 anidan los sectores más radicalizados, pese a la moderación y pragmatismo que ha mostrado Mujica desde aquel histórico discurso de asunción, el 1º de marzo de 2010. Fuertes y crecientes debates internos en este sector indican que no siempre será así, y que la moderación y apertura de Mujica podría dar paso a una mayor ortodoxia en un futuro e hipotético gobierno de Topolansky.Y es claro que, más allá del giro moderado de Mujica, el PS y Tabaré expresan mucho mejor que el MPP y sus aliados comunistas al progresismo moderado que prefieren los uruguayos. En cuanto a blancos y colorados, la salida definitiva de Tabaré sería vista por ellos como una bendición. Polarizarían mucho más fácil contra Topolansky que contra Tabaré, es evidente. Esta preferencia aumenta cuando se tiene en cuenta que ninguno de los postulantes blancos o colorados tiene chances contra Tabaré, según todos los sondeos.

Del otro lado del Río de la Plata el tema también dio que hablar, y también sirvió para hacer política. El ex canciller Rafael Bielsa, quien estaba a cargo cuando el conflicto de las pasteras, dijo que "cuesta tomar en serio a Tabaré Vázquez. Confunde el tablero del mundo con el café La Humedad", ironizó el ex canciller de Kirchner. Pero lamentablemente Bielsa fue más allá y descalificó a Vázquez como un "ignorante" "incapaz de comprender las relaciones internacionales". Tal vez estas palabras, tan duras, delaten cierto rencor de Bielsa con Vázquez. En que finalmente la línea de la firmeza de Tabaré ganó el conflicto para Uruguay. Y Bielsa era canciller cuando Argentina dio un "medio sí" del que se agarraron los uruguayos para ponerse a construir las pasteras. Mujica pudo pasar a una línea dialoguista y amigable con Argentina porque el pleito ya estaba resuelto a favor de su país cuando llegó al poder y adoptó ese tono.

A todo esto, ¿qué opinó el locuaz presidente uruguayo José Pepe Mujica? Prefirió por una vez el mutismo, aprovechando su gira por Europa, dejando el micrófono a su esposa. Pero días después, hábilmente "picado" por los enviados uruguayos, no pudo con su genio y soltó: la renuncia de Tabaré "no es ninguna tragedia". En cuanto a Topolansky, terminó declarando “dignísima” la carta de renuncia de Tabaré, pero en un primer momento había aprovechado para denostarlo y resaltar ese dialoguismo de su esposo frente a la presunta rigidez de Tabaré ante el conflicto de las pasteras.

En resumen, las declaraciones e incluso la renuncia de Tabaré parecen indicar una estrategia de cara a su futura campaña presidencial en 2014. Para el reconocido politólogo Adolfo Garcé, Vazquez "no midió las consecuencias de sus palabras" y estas serían "un error fruto de la improvisación o del exceso de confianza que siente" Vázquez. El ámbito donde habló Tabaré avala esta hipótesis: un colegio, no un hotel internacional o un congreso o seminario. Pero acá llega la clave del asunto: "El sentir que su figura pública es poco menos que indestructible y que haga lo que haga su camino a la Presidencia es prácticamente un hecho le pudo jugar en contra", agregó Garcé. En otras palabras, Tabaré está tan sobrado de posibilidades que puede darse el lujo del exabrupto y hasta de la renuncia. Para 2014 falta mucho, tiene tiempo de sobra de "recapacitar" y volver ante el clamor de los compañeros.

Por último, no debe olvidarse que, contra lo dicho por estos días en Uruguay, la relación con Argentina no es buena. Al punto que hace pocas semanas el propio Mujica tuvo un arranque de bronca y habló de sacar al Uruguay del Mercosur. Es que Argentina mantiene congelado su visto bueno a la construcción de dos puertos uruguayos sobre el río Uruguay. Lo mismo hace con el dragado del canal para que esos puertos resulten útiles. Parecería que la Argentina se está cobrando la derrota ante La Haya y la “avivada” uruguaya con las pasteras. Por si fuera poco, Argentina bloquea la venta de energía eléctrica de Paraguay a Uruguay. La transacción, por fuerza, debe hacerse utilizando territorio argentino. Suena a otra vendetta más. Lo cierto es que los dos países chicos del Mercosur, Uruguay y Paraguay, suman desde hace años bronca y frustraciones frente a los abusos de los dos "grandotes de la cuadra", Argentina y Brasil. Tal vez aprovechando este malestar de fondo con Argentina es que Tabaré tuvo la ocurrencia de salir a recordar la "hipótesis de conflicto" de 2006.

Comentarios