Policiales
Domingo 17 de Julio de 2016

Una fuga insólita y tres policías procesados

El domingo 5 de junio de 2011 Carlos Manuel Fiordellino Celis se fue de la alcaidía de la Jefatura de la Unidad Regional II por la puerta de avenida Francia al 5200.

El domingo 5 de junio de 2011 Carlos Manuel Fiordellino Celis se fue de la alcaidía de la Jefatura de la Unidad Regional II por la puerta de avenida Francia al 5200. No saltó ningún muro, no cortó candados ni alambres, mucho menos limó rejas o barrotes. Desde el pabellón 3 en el que estaba alojado lo acompañó hasta la puerta un comisario mientras él, distendido, hablaba por celular. A la medianoche, cuando tras un cambio de guardia fueron contados los presos, se notó la ausencia del recluso.

Todo indica que sólo algunos billetes habrían convencido a los uniformados que estaban de guardia en el penal para que lo acompañaran hasta la puerta sin darse cuenta de que todos los movimientos quedaban registrados en el sistema de filmación del lugar. Por el escandaloso hecho, investigado por la entonces jueza de Instrucción Roxana Bernardelli, fueron imputados el agente Nelson Andrade, quien estaba en custodia del portón de ingreso a la alcaidía; el comisario Fabio Antonio Vega, a cargo de la dependencia; y el agente Pablo José Lorca, custodio del pabellón. A los tres la magistrada los acusó de favorecimiento de evasión, cohecho, violación de deberes de funcionario público y encubrimiento agravado.

"Nosotros nos enteramos cerca de medianoche y se dispuso que actúe la División Judiciales y la Dirección Provincial de Asuntos Internos para que se deslinden las responsabilidades del caso", dijo por entonces Facundo Paschetto, ex secretario de Control de las Fuerzas de Seguridad.

En agosto de ese año la Sala II de la Cámara Penal, integrada por Juvencio Mestres, Ramón Ríos y Adolfo Prunotto, decidió que Vega y Lorca continuaran detenidos avalando lo resuelto por la jueza Bernardelli; y ordenó la libertad de Andrade ya que, según los camaristas, no mostró signos de inconducta, fue inexperto al llevar apenas un año como empleado policial y no tenía antecedentes penales.

Además, fuentes de la investigación dijeron que uno de los tres policías detenidos por la insólita evasión "tenía 5 mil pesos en efectivo en sus bolsillos", lo que habría sido el pago o parte del mismo, realizado por Fiordellino para lograr la libertad.

Finalmente, el 15 de diciembre de 2014 los tres policías fueron procesados por el juzgado de Instrucción 1. Al comisario Fabio Antonio Vega le endilgaron cohecho y facilitamiento doloso de evasión en calidad de coautor e incumplimiento de los deberes de funcionario público y le trabaron un embargo sobre sus bienes por 35 mil pesos. Y a los agentes Lorca y Andrade les achacaron la misma imputación con embargos de 20 mil pesos respectivamente.

Comentarios