Edición Impresa
Miércoles 30 de Enero de 2008

Una frase que dejó huellas

El gobernador santafesino participó ayer de los actos por el Día del Holocausto. Finalizada la emotiva ceremonia, una anécdota que desgranó Hermes Binner en voz alta captó la atención de un pequeño grupo.

El gobernador santafesino participó ayer de los actos por el Día del Holocausto. Finalizada la emotiva ceremonia, una anécdota que desgranó Hermes Binner en voz alta captó la atención de un pequeño grupo: "Fue en una Internacional Socialista. Estábamos charlando con Guillermo Estévez Boero y Shimon Peres, el estadista israelí. Y Peres contó una historia que no olvido. Un rabino conversaba con un grupo de alumnos jóvenes en las afueras de Jerusalén. Y les preguntó: «¿Podrían distinguir el fin de la noche del comienzo del día?». Uno de ellos se animó a responder: «Cuando una higuera se distinga de un olivo». Y otro, dejando de lado su timidez, agregó: «Cuando una cabra se distinga de una oveja». El rabino los miró fijo, y contestó: «El fin de la noche y el comienzo del día será cuando no haya distinciones entre los seres humanos». Nunca olvidé esas palabras", remató el mandatario provincial. Quienes lo escuchaban no pudieron evitar quedarse pensando.

Comentarios