Economía
Jueves 13 de Octubre de 2016

Una fortaleza para blindar a Macri de protestas

El Hotel Sheraton lució como una fortaleza a prueba de piquetes o cualquier otro tipo de amenazas contra el presidente Mauricio Macri. Miembros de la seguridad personal, mezclados con personal policial, se diseminaron por varias cuadras para evitar que el jefe del Estado pase un momento incómodo. En las cuadras que desembocan en el hotel, así como el camino costanero, hubo que sortear hasta tres vallados para llegar hasta la sede del Coloquio.

Las precauciones no son casuales. Fue en esta ciudad, en agosto pasado, donde Macri pasó momentos complicados cuando un grupo de manifestantes apedrearon el auto donde se trasladaba junto a la gobernadora María Eugenia Vidal. Iban a inaugurar un complejo de viviendas en la periferia de Mar del Plata. Por esto fue cuestionado el sistema de seguridad presidencial. El juez federal Alfredo López tomó el caso y llegó a denunciar que una "mafia judicial" interfería en su investigación. La acusación estaba dirigida a integrantes de Justicia Legítima, agrupación identificada con el kirchnerismo.

Comentarios