Policiales
Martes 05 de Julio de 2016

Una familia abandonó su casa por agresiones de una banda narco

Una mujer alega que son represalias porque uno de sus hijos no quiere ser "soldadito". El fin de semana balearon el frente de su vivienda.

Una mujer denunció que el frente de su casa del barrio La Granada, en la zona sur de la ciudad, fue baleado el fin de semana a raíz de que se negó a que su hijo "sea un soldadito" de una banda narco. Horas más tarde, luego de contar lo sucedido en una nota con un canal de televisión, la familia abandonó el barrio, histórico territorio de la banda de Los Monos.

Sin palabras. Ayer a la tarde un cronista de La Capital llegó a una modesta vivienda situada en el pasaje 507 al 1700 (España al 6300) con la intención de conocer detalles acerca del incidente y se encontró con una triste escena. Los integrantes de la familia que habitaban en esa casa estaban cargando sus pertenencias en un viejo rastrojero con el objeto de mudarse a otro lugar a raíz del ataque que denunciaron haber sufrido como represalia por la negativa de una mujer a que su hijo de 20 años sea un integrante de la banda narcocriminal.

En ese contexto, el periodista de este diario se presentó ante un muchacho veinteañero y un hombre cuarentón que embalaban cajas en la parte trasera del vehículo estacionado en la vereda.

"Queremos hablar con los dueños de casa", le dijo el cronista al joven. El muchacho se bajó del rastrojero e ingresó a la casa. En escasos segundos salió a la calle y respondió en forma lacónica. "Me dijeron que no quieren hablar".

Detrás del joven se asomó una chica de unos 20 años. La expresión de su rostro no podía disimular el temor que la invadía. En forma amable pidió que el reportero gráfico no registrara imágenes de las perforaciones en el frente de la casa que dejaron los balazos de los atacantes.

Presiones. Horas antes la dueña de casa había relatado a un movilero de canal 5 que las desventuras para su familia habían comenzado hace un año y medio cuando uno de sus hijos rechazó convertirse en "un soldadito" de una banda narco. Y que los problemas escalaron hasta complicarse el último fin de semana.

"El sábado le queman el auto a una vecina cuyo hijo está con todos ellos y ellos se la agarran con nosotros. Entonces nos tiran tiros y me quemaron la casa y yo me tengo que ir", comentó la mujer, y añadió que de la última balacera contra su casa contó alrededor de treinta proyectiles.

Al parecer, las presiones fueron tan intimidantes para la familia que tiempo atrás el hijo de la denunciante debió mudarse a otra vivienda. Asimismo, la mujer afirmó que su esposo denunció en al menos diez ocasiones las amenazas que sufrieron ante la Fiscalía Regional, pero que nunca fueron escuchados. Al respecto, ayer un vocero judicial indicó que no tenía conocimiento de las presentaciones del hombre en el Ministerio Público de la Acusación.

Represalia. Lo cierto es que la angustia y el miedo de la mujer y sus parientes escaló el fin de semana pasado. "Como represalia, desde los techos de casas vecinas nos tirotearon durante el fin de semana el frente de mi casa", afirmó la dueña de casa al cronista de canal 5. Y agregó señaló que en la zona hay dos destacamentos policiales donde denunciaron los ataques. "Nos dijeron que podían patrullar la zona pero no quedarse frente a nuestra casa para protegernos", afirmó, para agregar que los narcos reclutan chicos del barrio y les ofrecen "dinero y motos" para integrar la organización.

La mujer no sólo se mostró perturbada por el trance que está viviendo. También se lamentó por la decisión de abandonar su vivienda de La Granada. "Era una herencia que recibió mi marido. Hace 40 años que vivimos en el barrio y con mucho esfuerzo la arreglamos", se quejó.

Comentarios