Edición Impresa
Sábado 25 de Julio de 2009

Una experiencia que vincula educación rural y Universidad

El rescate de los mitos, leyendas y la historia oral son los ejes de un seminario sobre educación rural organizado por alumnos, docentes y graduados de la Facultad de Humanidades de la UNR. Tras una serie de talleres teóricos, viajaron a Corrientes para desarrollar una experiencia innovadora en escuelas que utilizan la pedagogía de la alternancia.

El rescate de los mitos, leyendas y la historia oral son los ejes de un seminario sobre educación rural organizado por alumnos, docentes y graduados de la Facultad de Humanidades de la Universidad Nacional de Rosario (UNR). Tras una serie de talleres teóricos, viajaron a Corrientes para desarrollar una experiencia innovadora en escuelas que utilizan la pedagogía de la alternancia.

Gestado por la agrupación Mate Cocido, el Seminario Extracurricular de Educación Rural nació hace cuatro años. "Fue por la necesidad de incluir a la educación rural como un área de discusión en los planes de estudio de las carreras universitarias. Y para vincular y articular a la Universidad con un actor social concreto", según apunta Eduardo Fayos, docente de la Escuela de Ciencias de la Educación de la UNR y uno de los organizadores del espacio. En todos estos años el actor social concreto con el que se vincularon fueron las Escuelas de la Familia Agrícola (EFA) de Corrientes, y la comunidad que la conforman.

Durante tres días, un grupo de 40 jóvenes —en su mayoría estudiantes de las distintas carreras de Humanidades— viajó a la vecina provincia mesopotámica. Allí se dividieron en ocho secundarias rurales de alternancia para el trabajo.

Este tipo de experiencias educativas consiste en que los chicos, por las distancias geográficas entre los establecimientos educativos y el lugar de residencia, pasan una quincena entera en la escuela, y el resto en sus hogares. La idea nació en Francia hace 60 años para formar a los hijos de los agricultores que vivían alejados de los centros urbanos, y en la Argentina llegó dos décadas más tarde. En Santa Fe concentra a doce escuelas (ver aparte).

Títeres y murales

La propuesta que llevaron los jóvenes de Rosario a Corrientes consistió en talleres con los chicos para rescatar la historia oral de la región. "Este año lo que hicimos fue trabajar interdisciplinariamente para recuperar los mitos y las leyendas del lugar, para luego volcar las conclusiones en una obra de títeres o murales", describe Cecilia Fernández, otra de las participantes del seminario de la UNR.

La joven visitó junto a otros universitarios el EFA de la localidad correntina de Santa Lucía. De esta experiencia cuenta la anécdota de una nena de la zona, que en medio de una charla sobre el rescate de la memoria de cada lugar, dijo: "Mi paraje no tiene historia". "Entonces trabajamos a partir de eso hasta que descubrió todo lo que ella no consideraba, como las vivencias de su familia, sus abuelos. Y eso desembocó en una historia que los chicos armaron con títeres sobre la problemática de la tenencia de la tierra", cuenta Fernández.

Los mitos del lugar también se dieron cita en las jornadas desarrolladas entre universitarios y secundarios en Corrientes. "Hay un personaje que ellos valoran mucho, que es un chamamecero, que ellos decidieron relacionarlo en los talleres con otros mitos populares de la zona", agrega Fayos.

Ambos jóvenes destacan la construcción colectiva de saberes que se logran con este tipo de experiencias. Eje que se vincula, según explica Fayos, con una discusión de fondo que atañe a la formación universitaria, que no sea "isla del modelo neoliberal, ajena y en contra de los intereses y necesidades de los sectores populares". Este año el seminario fue elegido como ganador de la Facultad en una convocatoria de proyectos de extensión.

Comentarios