Guns N' Roses
Miércoles 02 de Noviembre de 2016

Una enorme columna por Avellaneda para ver a los Guns

del mediodía, la columna era muy numerosa y a la hora de apertura de las puertas, a las 17, ya llegaba a la avenida de las Tres Vías.

Desde muy temprano se formó una larga cola por Avellaneda para ingresar a ver el recital más importante que llegó a Rosario en los últimos años. Ya después del mediodía, la columna era muy numerosa y a la hora de apertura de las puertas, a las 17, ya llegaba a la avenida de las Tres Vías.

Personas de todas las edades, padres con hijos varones, y algunas familias. Pero, sobre todo, muchos cuarentones se animaron a revivir momentos con la banda que marcó a fuego rockero, con los gritos de Axl y la guitarra de Slash, su ingreso a la juventud.

avellaneda2.jpg

En forma paralela a esta cola, sobre la vereda, se ofrecía una gran cantidad de productos relacionados a Guns N' Roses. Había remeras que iban de 100 a 250 pesos, banderas a 100 pesos, pañuelos desde 30 a 100 pesos. Lo más buscado fueron las remeras negras con la inscripción de la visita a Rosario, con la fecha del recital.

Por supuesto que no faltaron los puestos de comida. Se vendían choripanes a 50 pesos, panchos a 40 y gaseosas a 30.

avellaneda3.jpg

En algunos locales se conseguían cervezas a 50 pesos. Y los kioskos del barrio aprovecharon para abrir sus puertas y hacer unos pesos.Más allá de que algunos apuntaron que el avance no fue lo suficientemente rápido, las estaciones de contención funcionaron correctamente, y en el acceso no se reportaron incidentes de consideración.

Comentarios