Edición Impresa
Miércoles 27 de Agosto de 2014

Una distinción fuera de programa

El reconocimiento que le brindó antenoche la UNR al pianista Chick Corea fue un acto de justicia con uno de los músicos más talentosos que haya pasado por la ciudad.

El reconocimiento que le brindó antenoche la UNR al pianista Chick Corea fue un acto de justicia con uno de los músicos más talentosos que haya pasado por la ciudad. En la sala Juan Trillas del Círculo estuvieron autoridades del teatro y un numeroso equipo de la Universidad. Ante la falta de traductor, el rector Darío Maiorana tuvo que hacer una impensada demostración de sus conocimientos del inglés al hablarle al artista y luego presentarle uno por uno a no menos de diez  personas por su nombre y cargo. Corea se detuvo ante cada uno y hasta intercambió un apretón de manos y algunas frases. Al final lo sorprendió un miembro de la comitiva que pudo acceder al acto y se presentó como un gran fan que quería conocerlo personalmente. Lejos de molestarle, el encuentro logró arrancarle una sonrisa al artista y carcajadas al resto.

Crítica con pasado universitario

Las críticas que hizo en las ùltimas horas un dirigente político enrolado en el peronismo K contra un funcionario del gobierno provincial tendrían una explicación oculta. No se trata de lo que parece: una preocupación por el tema de la inseguridad. Dicen los que conocen el paño que existe una vieja inquina entre el actual concejal y el referente del socialismo, por lo que cada vez que puede aquél lo “atiende” públicamente. La clave habría que buscarla por la vida universitaria y un polémico concurso por un cargo docente. ¿Se conocerán más detalles?

Dónde comer a la medianoche

Uno de los puntos que quienes impulsan a Rosario como ciudad turística deberán considerar es cómo satisfacer al público que quiere cenar cerca de la medianoche en la ciudad. Suele presentarse alguna dificultad cuando algunos turistas, especialmente provenientes de Buenos Aires y acostumbrados a que los horarios no son un problema, descubren que no es sencillo encontrar un restaurante abierto después de las 12 de la noche. El problema se agrava en los días de semana cuando la gente que va al cine o concurre a los teatros se ve obligada a salir corriendo para no llegar después de que las parrillas se hayan apagado y los cocineros se hubieran ido. Una pena. ¿O habrá que acostumbrarse a cenar antes de la salida?

Comentarios