Edición Impresa
Sábado 15 de Marzo de 2014

Una discusión de grano por grano

Puede pasar que el año no logre sortear las trabas e incertidumbres que presionan al productor agropecuario, o que en unos meses los resultados de la producción de soja cambie el ánimo y revierta la pasividad. Esa fue la paradoja que se reflejó en la edición 2014 de Expoagro, donde eran encontradas las sensaciones pese a que algunas variables presagian una cosecha récord y números que anticipan una renta extraordinaria.

Para algunos, el productor está enojado, comenzó a ahorrar y salió del consumo. Es más, consideran que sigue cauto y agazapado, sin la idea de comprar hasta tanto se dimensionen algunos cambios en aspectos vinculados con la política macroeconómica. Lo poco que gasta es para enfrentar sus deudas, y el resto lo guarda en soja, su principal moneda de pago.

Otros, más optimistas, dicen que es cuestión de meses ya que el resultado económico de esta campaña disparará inversiones inmediatas en maquinaria agrícola y ladrillos o inversiones inmobiliarias.

Mientras tanto, con visiones contrapuestas, todos coinciden en la ausencia del flujo de efectivo de otros años y resaltan que un buen resultado en la economía agropecuaria sirve para apaciguar la sequía pasada.

El saber gestionar lidera el ranking de las estrategias en el manejo agropecuario, y el rol de los contadores en las empresas pasó a ser una figura determinante. "Nos dicen que es el momento de tomar créditos o realizar algún leasing", dijo un grupo de productores de Los Toldos (Buenos Aires), remarcando que la opción es vender la soja en porciones puntuales.

Tanto los fabricantes de maquinaria agrícola, productores y contratistas esperan con preocupación lo que pueda suceder en el corto plazo. De antemano, la banca privada está paralizada, y desde la Cámara de Fabricantes de Maquinaria Agrícola (Cafma) se iniciaron una serie de reuniones para mejorar la oferta crediticia del Banco Nación, llevando la tasa del 17,5 a un 15 por ciento. La discusión también está centrada en la participación de las multinacionales nacionalizadas en el mercado interno, ya que en tractores y cosechadoras se potenciaron los desfases entre equipos de fabricación neta argentina y aquellos que comenzaron a incorporan un porcentual variable y creciente de piezas nacionales.

Ayer, un grupo de dirigentes discutió sobre el modelo productivo del país para los próximos años. "No cierre la idea del rentismo para el campo, sin una secuencia más agresiva hacia la incorporación de valor agregado", dijeron. Un planteo difícil para muchos, donde pocos quieren arriesgar o tomar demasiado trabajo.

Además, en Expoagro, Aapresid dejo transcender que disminuirán los requisitos para alcanzar los objetivos de Agricultura Certificada. Algo así como secuenciar por etapas o calificaciones los procesos de certificación de campos. Da la impresión que cada vez es más difícil convencer al productor de apostar a mejorar procesos y sumar tecnología de punta.

"Todo tiene que ver con demasiadas presiones y trabas para poder proyectarse", dicen algunos que se prestan a discutir todo, grano por grano.

Comentarios