Ovación
Martes 07 de Junio de 2016

Una ciudad de alta tecnología

En Santa Clara, que tiene algo más de 120 mil habitantes, están asentadas empresas como Google, Facebook y Apple.

La verdad es que no hay mucho tiempo para hacerse el turista cuando se viene a realizar una cobertura periodística tan apasionante y agotadora como es seguirles los pasos a la selección argentina en esta Copa América Centenario 2016. En estas circunstancias lo más conveniente es subirse a un taxi, preguntarle al chofer por los lugares o las características más referenciales del lugar, visitarlos a las apuradas y dejarse arrastrar en este caso por la impronta de Santa Clara, la ciudad californiana de alta tecnología donde anoche la Argentina jugó contra Chile.

Antes de seguir, vale una aclaración en este recorrido. El equipo de Martino estuvo concentrado en San José, justamente la capital del condado de Santa Clara y distante a unos cincuenta minutos o una hora en auto del Levi's Stadium. Este tiempo, tratándose en Estados Unidos, siempre hay que tomarlo con pinzas porque depende de la hora en que se sube al vehículo y de los embotellamientos de turno en el laberíntico sistema de carreteras de este país. De hecho, el testeo del enviado de Ovación se reduce a las seis veces que concurrió a Santa Clara para realizar trámites relacionados con la actividad para el diario. Pero igual esas idas y vueltas bastaron y sobraron para encontrar pequeñas señales de identidad de una ciudad que cumple a su manera con el manual estadounidense: todo calculado, todo estudiado y nada librado al azar.

Como Santa Clara se encuentra a 75 kilómetros de la bahía de San Francisco, sus calles son una permanente invitación para el turismo pese a tener una población de algo más de 120 mil habitantes. Sobre todo en estos tiempos de altas temperaturas en el verano californiano. Es que a sólo una hora en auto todo se vuelve absolutamente inolvidable para quienes lo visitan, ya que pueden estar suspendidos en esa obra revolucionaria que es el puente colgante Golden Gate, símbolo emblemático de San Francisco. Ni hablar si se dispone de más tiempo para darse una vuelta y visitar la isla de Alcatraz, el penal de máxima seguridad donde estuvo detenido y murió el famoso hampón Al Capone.

Es que al estar tan cerca, Santa Clara no puede escaparles a los tentáculos de esa urbe de la innovación, la vida libertaria y la modernidad que es San Francisco.

Pero además de la industria turística, la prosperidad de Santa Clara está concentrada en el desarrollo de la alta tecnología. No es obra de la providencia que empresas de la estatura mundial de Google, Facebook, Nokia, Intel, Apple y Tesla asentaran sus bases con el levantamiento de enormes edificios en esta zona, conocida como Silicon Valley, buscando sacarle rédito a la enorme tradición universitaria que caracteriza a Santa Clara. En ese punto, tampoco es casualidad encontrarse con miles y miles de jóvenes de todas partes del mundo que viven temporariamente o hacen un viaje relámpago atraídos por la industria informática.

No será Orlando ni el mundo fantástico de Walt Disney, pero Santa Clara también puede jactarse de tener un parque temático que es un centro de vacaciones y atracciones que lleva la marca indeleble de la ciudad. Se trata del California's Great América y ahí la diversión familiar está asegurada porque los niños, padres, abuelos, tíos y todo el árbol genealógico pueden disfrutar de paseos, montañas rusas volcánicas y juegos acuáticos.

Y para lo último de esta pequeña reseña, esa obra arquitectónica maravillosa que es el Levi's Stadium, donde se jugó anoche el partido de Argentina. Un gigante con capacidad para más de 70 mil espectadores que impacta con sólo mirarlo. Tiene el armazón típico de los estadios yanquis con un diseño modular. Se utiliza para la NFL (fútbol americano) y también se jugó en febrero pasado el Super Bowl 50. Con su construcción se buscó reemplazar al Stanford Stadium, que fue sede en el Mundial 1994. Cuentan que es uno de los más avanzados tecnológicamente hablando por la conectividad que tiene y con sólo escribir su nombre en Google se pueden apreciar sus particularidades. Claro, no es lo mismo que contemplarlo en vivo y en directo. Por ejemplo, tiene un jardín de 2.500 metros cuadrados que sirve para reciclar toda el agua de lluvia y humedad generada. Pero si eso no alcanza para catalogarlo como una joyita, qué decir de los 1.200 paneles solares que proveen energía a los artefactos que están dentro del estadio, como las pantallas gigantes de los palcos privados o los aires acondicionados.

Un somero pantallazo de Santa Clara, la ciudad que gozó del privilegio de cobijar la primera presentación del seleccionado argentino en suelo estadounidense.

Comentarios